25 de julio de 2013 / 01:06 p.m.

El brasileño Jo se consagró como máximo goleador de la 54 Copa Libertadores que su equipo, el Atlético Mineiro, conquistó en una dramática final por penaltis.

Jo anotó hoy su séptimo gol y rompió un empate a seis que tenía con su compatriota Diego Tardelli y el argentino Ignacio Scocco.

Jo, que ganó enteros este año con sus apariciones demoledoras en los partidos de Brasil en la Copa Confederaciones, pavimentó su camino a punta de goles con el Atlético Mineiro.

'El Acabado', como es conocido en su país João Alves de Assis Silva, presentó sus credenciales al firmar un triplete el 8 de mayo pasado en la goleada al Sao Paulo por 4-1 que certificó la clasificación de su equipo a los cuartos de final.

Ese día llegó a seis goles, y aunque pasaron más de dos meses para firmar el séptimo, en los siguientes partidos destacó por su movilidad, sacrificio en el frente de ataque y un gusto casi lascivo por el gol.

El espigado punta, que el 20 de marzo pasado cumplió 26 años, obligó a Ronaldinho Gaúcho y a Diego Tardelli a dividir la atención de las luces y flashes de las cámaras de la prensa.

Corpulento, de 1,88 metros, con un aire de loco por lo enmarañado de la cabellera que hasta le da un toque de misterio a su rostro, Jo intimida por su incansable disposición al choque, a la búsqueda del balón para llevarlo a la puerta contraria.

Como el hijo pródigo, volvió a Brasil el año pasado tras haber jugado en el CSKA ruso, los ingleses Manchester City y Everton, y el Galatasaray turco y dejado a su paso una estela de goles.

Nació en Sao Paulo y se formó en la cantera del Corinthians, que lo hizo debutar como profesional a los 16 años, en el 2003.

El Internacional lo llevó a Porto Alegre pero pocos meses después llegó a Belo Horizonte para fichar por el Atlético Mineiro, la formación que mejor paso ha mostrado desde la fase de grupos, que dominó con una campaña casi perfecta, pues sumó quince de dieciocho puntos posibles.

Jo dejó en el segundo escalón a Diego Tardelli, su compañero de equipo, y el argentino Ignacio Scocco, que cambió recientemente al Newell's Old Boys, víctima del Atlético Mineiro en semifinales, por el Internacional brasileño.

Jo sucede en el trono de goleadores a la pareja que lo compartió en la edición pasada: Neymar, y el brasileño Matías Alustiza. Ambos se consagraron al marcar ocho.

Pero ninguno de ellos amenazó el récord de diecisiete goles en una sola edición de Copa Libertadores que estableció hace 47 años, en 1966, el argentino el argentino Onega.

El primer goleador absoluto en la historia de la Copa Libertadores fue el ecuatoriano Alberto Spencer, ya fallecido, quien como jugador del Peñarol uruguayo hizo siete en la edición de 1960.

Quienes más cerca estuvieron del registro de Onega fueron su compatriota Norberto Raffo en 1967 con el Racing y el brasileño Palinha en 1976 con el Cruzeiro. Ambos firmaron trece dianas.

EFE