2 de agosto de 2013 / 04:12 p.m.

Acapulco • Una jornada de violencia dejó seis personas muertas y una lesionada por disparos de arma de fuego, en ataques cometidos por hombres armados en diferentes hechos en Guerrero.

En Acapulco hombres armados ingresaron a un bar con razón social “Axel” y dispararon en varias ocasiones contra un hombre que se encontraba al interior.

A un lado de unas mesas quedó tirado el cuerpo de la víctima, que fue identificada como Francisco Martínez Gómez; junto al cadáver quedaron los casquillos percutidos de pistola calibre 45 milímetros.

En tanto, un hombre que salía del Centro de Reinserción Social de Las Cruces en Acapulco, fue interceptado por los ocupantes de un taxi del servicio colectivo, quienes le dispararon en varias ocasiones, desatándose una persecución entre el taxi y una camioneta de la marca Honda, tipo CR-V con placas HBG-7638, color negro, la cual presentaba varios impactos de arma de fuego.

En la unidad agredida viajaban cuatros personas, dos hombres y dos mujeres, resultando lesionados dos de los pasajeros, entre ellos Andrew Campuzano Marquina, quien finalmente falleció en el hospital.

Otro homicidio se registró en un motel con razón social “Los Junior’s” donde un grupo armado ingresó y le disparó en la cabeza a un hombre, que fue identificado como Benjamín Hernández García.

Mientras que sobre la carretera federal Acapulco-México un taxista fue asesinado y su cuerpo fue abandonado en una vereda.

Persiste la violencia en Atoyac de Álvarez

En menos de 24 horas en Atoyac de Álvarez han sido privadas de la vida dos personas, entre ellas José Luis Ríos Cebrero, un comprador y vendedor de mangos de la zona que recibió varios disparos de escopeta, justamente cuando estaba en una bodega de mangos.

Los hechos se registraron en la colonia Buenos Aires, a unos metros de la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo.

En la carpeta ministerial se informó que los hechos ocurrieron al filo de las 15:00 horas del jueves cuando Ríos Cebreros se encontraba empacando el producto y fue sorprendido por hombres armados.

El cadáver fue levantado por la funeraria “Sarabia”, que realizó las acciones en sustitución del Servicio Médico Forense trasladó el cuerpo para practicarle las primeras diligencias.La otra víctima fue el propietario de un lavado de autos, quien fue privado de la vida en su negocio con un arma calibre 38 súper. Una mujer que iba pasando resultó lesionada.

Familiares de la víctima, identificada como Narciso Terán Rodríguez, recogieron el cadáver y se lo llevaron a su domicilio, sin permitir que las autoridades ministeriales realizaran las primeras diligencias y recabaran indicios del crimen.

No obstante, la policía estatal, municipal y el auxiliar del Ministerio Público, acordonaron el área.

JAVIER TRUJILLO | CORRESPONSAL