Agustín Martínez 
24 de julio de 2013 / 02:32 a.m.

 

Monterrey.- • Cuando se dirigía a un taller para que le repararan una falla a su motocicleta, un joven perdió la vida al estrellar el frágil vehículo contra un poste de concreto, en Guadalupe.

El exceso de velocidad al pasar por una curva habría sido la causa del percance, que se registró a menos de un kilómetro del domicilio de la víctima.

Los hechos fueron reportados alrededor de las 15:30 horas del martes en la avenida Uranio y la calle La Petaca, en la colonia Evolución.

Como Cesáreo Alberto Cavazos Robles fue identificado el joven fallecido, quien contaba con 25 años de edad, y tenía su vivienda en la calle Mica de la colonia Santa Cruz.

Cavazos Robles circulaba en una moto marca Suzuki 650 color azul.

Avanzaba hacia el oriente por la avenida Uranio y al parecer no traía casco de seguridad.

Familiares del ahora occiso manifestarían más tarde que el joven acababa de salir de su casa y se dirigía a un taller para repararle una falla eléctrica a la motocicleta.

Al desplazarse aparentemente a velocidad inmoderada, el joven perdió el control del frágil vehículo al pasar por una curva.

En un tramo de aproximadamente 60 metros la unidad avanzó sin control hasta que pegó en el cordón de la banqueta y se estrelló en forma brutal contra el poste de la Comisión Federal de Electricidad.

Testigos de los hechos y vecinos del sector solicitaron la presencia y auxilio de socorristas de la Cruz Verde guadalupense, quienes arribaron en pocos minutos.

Sin embargo, los paramédicos ya nada pudieron hacer por Cesáreo Alberto, pues él sufrió lesiones graves principalmente en la cabeza.

El cuerpo quedó sobre la banqueta, junto al poste, mientras que la moto quedó en la carpeta asfáltica en medio de los carriles.

Ricardo Hernández, capitán de Tránsito Municipal, se encargó de realizar el parte correspondiente y se coordinó con el personal de Servicios Periciales para dar inicio a las investigaciones.

Familiares de la víctima, entre ellos los padres, fueron enterados del triste caso y tras llegar al lugar fueron presas de la histeria y la desesperación.

Allegados a la familia señalaron que Cavazos Robles era soltero y se dedicaba al bordado de prendas publicitarias para un taller ubicado en aquella zona de Guadalupe.

Los restos del infortunado fueron trasladados al anfiteatro del Servicio Médico Forense, donde le realizarán los estudios correspondientes mientras se llevan a cabo las indagatorias.