15 de mayo de 2013 / 12:06 a.m.

El que Cruz Azul haya ganado la Copa MX está bien. Que La Máquina haya enderezado el rumbo en el Torneo Clausura 2013, donde pasó de la mediocridad al protagonismo, también es plausible; sin embargo, la verdadera obligación de este equipo es el título de Liga. Christian Giménez tiene claro que existe una deuda con la institución y el público mientras no llegue el todavía deseado título que rompa con el ayuno de 15 años. El argentino dice que la Copa MX fue un inicio, pero que falta lo más importante, una alegría superior a todas las anteriores.

El Chaco traslada esta situación a su caso, ya que en repetidas ocasiones ha dicho que la única manera en la que puede pedir una renovación de contrato (el cual vence en diciembre) es mostrar un historial de títulos ganados, así, en plural: títulos.

“Uno después se sienta a analizar cómo fueron sus años. Ahí se hará una evaluación con el presidente, obviamente que no me conformo, soy un jugador que ya en su momento me tocará hablar del contrato, pero ahora trato de disfrutar, me ha tocado ganar un título, pero creo que todavía estoy en deuda con el club y vamos por más, noqueda de otra”.

Aunque su meta es el título de Liga, Chaco tampoco oculta que la conquista de la Copa MX le dejó un sabor diferente por tratarse del primer logro que ha conseguido en La Máquina.

“Para mí fue muy importante, porque fue la primera que gané con Cruz Azul; buscaba siempre ganar algo, no me importa si es una Copa o una copa de leche, la verdad yo juego a muerte todos los partidos y me gusta hacerlo de la misma manera. Nosotros le dimos un valor fundamental y muchos equipos la hubieran querido ganar. Ganar algo es muy importante”.

Incluso, el atacante de Cruz Azul no duda en afi rmar que el título copero salvó a los cruzazulinos del abismo al que se acercaban y los proyectó a las instancias en las que están ahora.

“Yo creo que el partido, el juego contra América en la Copa fue un antes y un después, todos lo vimos así y nunca dejamos de trabajar, porque estábamos con la intención de lograr cosas importantes, porque América es un equipo sumamente fuerte y de ahí el equipo apareció. Sabíamos que era un escalón arriba si ganábamos o uno hacia abajo si perdíamos”.

PIES EN LA TIERRA

Sin embargo, del pasado solo se pueden acumular los recuerdos y la experiencia. Hoy el presente de Cruz Azul es la Liguilla del Torneo Clausura 2013. El domingo a duras penas consiguió su boleto a las semifi nales, luego de perder ante Monarcas 1-0, pero le alcanzó para imponerse 4-3 en la serie.

Para el Chaco lo importante es que La Máquina se mantenga firme en su funcionamiento, sin relajaciones y con la intención de mantener el nivel que mostraron en la ida ante Monarcas.

“Nosotros tenemos que tener los pies en la tierra, creo que no hemos logrado nada. La Liguilla es otra historia y los equipos que aquí están han tenido una regularidad importante durante el torneo. Es muy parejo y ya quedó comprobado, pero nosotros debemos de pensar más en mejorar el camino, pero tener claro que no hemos hecho nada todavía”.

Por último, Christian también admite que el equipo está más suelto, sobrellevando la presión que existe por conquistar el título de Liga, además insiste en aprovechar la comunión que vive La Máquina con su público.

“Estábamos muy equivocados en el camino, porque no se nos daban los resultados, y éste es un club muy difícil, donde la presión que se vivía de no lograr un título era muy difícil; hoy el equipo está ahí, avanzando en la Liguilla y mostrando el funcionamiento que estábamos esperando. Nos ha pasado de todo, pero la comunión que hoy se vive con la gente es importante, la gente se mete porque el equipo está demostrando que deja todo y esa comunión la debemos aprovechar”.Chaco tiene por ahora un título como celeste, y quiere más.