23 de noviembre de 2013 / 03:54 a.m.

Monterrey.- Antes de empezar a escribir esta reseña deben saber que no he leído ninguno de los libros escritos por Suzanne Collins por lo que ésta se enfocará más a la película como tal y no como adaptación.La trama de LOS JUEGOS DEL HAMBRE: EN LLAMAS ocurre poco tiempo después de la ceremonia número 74 de los Juegos del Hambre. Katniss y Peeta, los trágicos amantes y ganadores de los juegos, se encuentran en la Gira de la Victoria visitando cada uno de los distritos de Panem, pero los sucesos vistos al final de los juegos; el ver como nuestros protagonistas se rebelaban contra el Capitolio dio a la población algo que antes no tenían: esperanza. Por lo que el Presidente Snow ha decidido realizar el tercer vallasaje, ceremonia que reúne a antiguos ganadores de Los Juegos del Hambre y los vuelve a poner en la arena para obligarlos a luchar una vez más hasta la muerte para mantener así demostrar a los ciudadanos quien manda.El reparto completo de la primera parte regresa acompañado por nuevos rostros conocidos y talentosos. El elenco parece haberse familiarizado aún más en sus papeles y ofrecen actuaciones más naturales y profundas. Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson y Liam Hemsworth muestran tener una excelente química; destacando las actuaciones de los primeros dos, en especial la de Lawrence, quien ofrece una poderosa interpretación y hace que el espectador sienta todo lo que su personaje vive en carne propia. Los actores secundarios también están bastante bien: Donald Sutherland se hace odiar completamente como el malvado Presidente Snow, Philip Seymour Hoffman, Sam Clafflin, Jena Malone, Lenny Kravitz, un divertido y serio Woody Harrelson y una encantadora y conmovedora Elizabeth Banks como Effie hacen de esta cinta todo un deleite actoral.El guión del filme es estupendo; tiene tanto escenas de acción y romance como de drama y de comedia. Éste mantiene a la audiencia al borde de la butaca al no ser nada predecible y consigue engañar al público que no ha leído los libros en varias partes y lo dejará con unas inmensas ganas por ver la primera de las dos partes en las que fue divido el último tomo. El aspecto técnico de la película es muy bueno. Los efectos especiales son mucho mejor que los de la primera, ya que ahora se cuenta con un mayor presupuesto. Por otra parte el soundtrack aporta una fuerte carga de tensión y emoción a varias secuencias.En conclusión, el director Francis Lawrence (I Am Legend, 2007 y Water for Elephants, 2011) ofrece una producción bastante completa que complacerá y entretendrá al espectador común y seguramente también a los fans de la trilogía.

CALIFICACIÓN: 9/10Síganme en Twitter: @MauriMorales93

Mauricio Morales