16 de diciembre de 2013 / 03:14 a.m.

La consigna de Miguel Herrera para encarar la Final del Apertura 2013 era clara: atacar y conseguir un gol tempranero, no dejar crecer al rival... y así sucedió.

Al minuto ocho, Luis Ángel 'Quick' Mendoza se mandó una jugada de crack; dribló en el borde del área de la meta de William Yarbrough, se quitó, con un quiebre de cintura, a dos rivales, enfiló y su tiro, de diestra, salió al poste lejano del arquero.

Suspiro de la afición en el Azteca que vio cómo se escapó la oportunidad de ese tanto en el alba del duelo, que hubiera significado, tal vez, un desenlace favorable para los de Coapa.

REDACCIÓN