21 de febrero de 2013 / 12:36 a.m.

Los jugadores del FC Barcelona Gerard Piqué, Pedro Rodríguez y Andrés Iniesta aceptaron que el equipo catalán tuvo una mala actuación en el partido que perdieron 2-0 con el AC Milan, aunque coincidieron que todavía podrían remontar la eliminatoria en el cotejo de vuelta.

Andrés Iniesta, uno de los "cerebros" del conjunto blaugrana, se dijo convencido de poder remontar la eliminatoria de Champions League ante la escuadra italiana y advirtió que el partido de vuelta será otra historia.

Este miércoles, el Barça perdió 2-0 ante el Milan en el estadio de San Siro, donde jugaron la ida de los octavos de final del máximo certamen europeo a nivel de clubes, serie que se definirá en el Camp Nou el 12 de marzo.

"El partido de vuelta será otra historia. Jugaremos en casa y el césped estará en mejores condiciones, que no es una excusa pero aquí estaba muy mal. Todo eso nos dará seguridad y desde el primer minuto saldremos a intentar darle la vuelta", expresó.

El mediocampista "culé" reconoció que en esta ocasión no estuvieron del todo finos, lo cual se vio reflejado en el campo.

"Nos ha faltado un poco de todo. Cuando no estás bien, cuando no estás como siempre, puede pasar esto y hoy ha pasado", indicó Iniesta Luján.

Para "el Fantasmita" los dos goles en contra son un resultado "muy negativo", pero confió en la calidad de los suyos para sacar adelante la eliminatoria, ya que "nos queda un partido para darle la vuelta y solucionar el error que hemos cometido".

"No hay que mirar más allá del resultado, saber que hay un partido por delante y estar convencidos de que le vamos a dar la vuelta", reiteró el volante blaugrana.

A su vez, el delantero Pedro Rodríguez se mostró muy crítico con la actuación arbitral y se quejó de un supuesto penal y del primer tanto "rossonero", en el que el colombiano Christian Zapata se ayudó con la mano para pasarle el balón a Kevin-Prince Boateng al minuto 56.

"Pienso que me arrollan en el área por detrás y el árbitro no lo pitó. Con la mano (de Zapata) pasa igual. Son detalles que el árbitro no pitó. No nos dejaba hablar con él", denunció.

"Ha sido un partido malo para nosotros. Ellos jugaron muy juntos, nos marcaron dos goles y ahora toca remontar. Nosotros intentamos hacer el juego de siempre, pero no creamos ocasiones. Solo queda pensar en la vuelta", sentenció el atacante.

En su oportunidad, el defensa Gerard Piqué no quiso buscar excusas en la derrota sufrida este miércoles y simplemente reconoció que no jugaron bien.

"El resultado es malo. No hemos jugado bien. Nos han metido el primero y el partido se ha convertido en un correcalles", aceptó el central quien indicó que "tenemos que aprender y seguir adelante. Sabíamos que el Milán es un rival muy complicado".

Piqué Bernabéu no quiso entrar en polémicas ni criticar la actuación arbitral y se limitó a decir que "los árbitros se pueden equivocar a veces".

"No podemos excusarnos en eso ni en el campo", aseguró el defensor, quien ya espera el choque de vuelta en el Camp Nou, "somos el FC Barcelona, tenemos que remontar", sentenció.

Notimex