31 de octubre de 2013 / 10:14 p.m.

Aunque sean muy buenos dentro del terreno de juego, no justifica que el público los quiera, al contrario los desprecian.