5 de julio de 2013 / 01:57 p.m.

 Los juicios en materia familiar van al alza. Informes del Tribunal Superior de Justicia del DF indican que en los últimos cuatro años las pensiones alimenticias, custodia de hijos, pérdida de la patria potestad y divorcios se han multiplicado hasta 37.2 por ciento.

Las estadísticas resaltan que mientras en 2008 se registraron 74 mil 33 asuntos, el año pasado fueron 101 mil 577 expedientes que recibieron los 42 juzgados que en materia familiar tiene el Poder Judicial local.

""Muchos padres que se separan utilizan a los menores como pretexto para iniciar una pelea legal. Las pensiones alimenticias y la convivencia son dos temas por los que se multiplican los juicios en materia familiar"", expresó el litigante Omar Dorantes.

El aumento en estos juicios ha sido paulatino, pero constante; el número de expedientes ingresados a los recintos judiciales establece que de 74 mil 33 en 2008 pasaron a 86 mil 946 al año siguiente. Para 2010 la cantidad subió a 91 mil 458 expedientes y en 2011 ya eran 98 mil 994 juicios. En tanto que el año pasado la cifra final fue de 101 mil 577 casos.

Estos juicios engloban a las demandas escritas por alimentos, pérdida de la patria potestad, guarda y custodia, régimen de convivencias y visitas, así como los divorcios. Aunque en los primeros casos, los hijos son los principales protagonistas al quedar en medio de la disputa de los padres.

En el caso particular de las demandas por pensiones alimenticias, como las que actualmente enfrenta el ministro en retiro Genaro Góngora Pimentel por la omisión en la entrega de dinero a sus cuatro hijos menores de edad ya llegan a los cuatro mil este año contra las dos mil 769 que se registraron el año pasado.

Rosalba Becerril Velázquez y Ana María Orozco Castillo, ex parejas sentimentales del ex funcionario de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tuvieron que recurrir a juicios que actualmente están vigentes en el TSJDF.

""La legislación se ha modificado para hacerla más accesible a las mujeres, es más amigable, es decir, los procedimientos no son complicados para que haya una solución más pronta, pero esto último depende en gran medida de la disposición de las partes.

""Lamentablemente se utiliza a los hijos como moneda de cambio, porque regularmente lo que se exige es un mayor pago en alimentos y a cambio se accede a dejarlos ver por más tiempo"", abundó Dorantes.

El especialista aclara que sociológicamente la familia ha evolucionado, porque ante la ausencia del padre la mujer asume el liderazgo entre los hijos.

""Al final es lamentable, porque el bienestar del menor es el que se debe proteger"", puntualizó.

 — LETICIA FERNÁNDEZ