Agencias
13 de junio de 2013 / 03:50 p.m.

A pesar de estar culminando su octavo mes de gestación, a Kate se la vio cómoda y dejando de lado una vez más las ropas típicas de su estado para arriesgarse a un vestido de que la prensa inglesa, siempre condescendiente con la Duquesa, ha definido como “chic”.

 

""El saco resistente al agua es una elección ideal para las tempestuosas condiciones del clima a orillas del mar"", sostiene el Daily Mail, que luego relata como Middleton estrelló una botella de 15 litros de Nebuchadnezzar -un champagne de 1.250 libras esterlinas (casi US$ 2.000)- para dar por rebautizado el crucero.

Kate combinó su saco de motivos dálmata, cotizado en 169 libras (265 dólares), con un sombrero adornado con detalles de la diseñadora favorita de la casa real británica, Jane Taylor. A sus pies, un par de zapatos negros, y sobre sus piernas, las medias largas color piel que nunca faltan en su vestuario ni el de su hermana Pippa.

Viajó en helicóptero desde Londres para luego trasladarse hasta el lugar del hecho en un vehículo con chofer, del que bajó en la costa para asistir al evento. El crucero que motivó el mismo tiene capacidad para 3.600 pasajeros.

Además de la presencia de la representante de la realeza, los asistentes pudieron ver y escuchar un musical, mientras que la puesta en escena tuvo la particularidad de utilizar una alfombra azul en lugar de la roja que suele enmarcar los eventos de lujo.