25 de octubre de 2013 / 07:41 p.m.

Berlín.- La cantante estadunidense Lady Gaga presentó un nuevo espectáculo, con el que promociona su álbum Artpop, en una mítica discoteca tecno de Berlín de dimensiones monumentales.

Lady Gaga se presentó con el pelo corto y blanco, bigotes y un escaso atuendo negro en ese recinto, que fue una planta de producción de calor con carbón para las calefacciones de la ciudad, con techos de 17 metros de altura y paredes cerradas.

Los medios alemanes calificaron el atuendo de ser un poco al estilo Marlene Dietrich y orgullo gay.

Lady Gaga se mezcló con el público, bailó entre ellos, se autofilmó con una pequeña cámara que llevaba un enorme reflector que rayaba en el absurdo.

Al estar entre el público contestó algunas preguntas de sus extasiados fans y chicas se pudieron sentar junto a ella cuando cantó en el piano.

Su presentación se caracterizó por una gran cordialidad y cercanía con el público. Un medio alemán la calificó de haber sido durante su presentación en Berlín “una estrella que se puede tocar”.

Su álbum Artpop proclama el renacimiento de las ideas de los pioneros del pop como Andy Warhol que quisieron llevar el arte, hasta entonces propiedad de círculos elitistas, al gran público y al mercado consumidor.

Su presencia en Berlín fue hasta ahora de mucho contacto con su público, firmó autógrafos para sus seguidores quienes la esperaban en la puerta del hotel de 5 estrellas en el que se hospedó.

A la pregunta de un fan dijo que el arte significa trabajo duro, entrega, compromiso y disciplina. Lady Gaga atribuye a sus fans alemanes el ser de los que entienden de que se trata su arte, declaró el agente de la marca Universal.

Gaga llama a sus fans “pequeños monstruos” y la mayor parte de ellos son adolescentes que viajaron de todas partes del país para presenciar la única presentación de la diva en Alemania.

Notimex