6 de enero de 2013 / 10:41 p.m.

El director técnico de Real Madrid, el portugués José Mourinho, lamentó los silbidos al habitual portero suplente Antonio Adán, y por otra parte aplaudió el carácter de sus jugadores en la victoria 4-3 ante Real Sociedad.

Mourinho expresó su desacuerdo total con los seguidores del club por pitar a Adán, quien por segunda vez consecutiva fue titular para relegar al banco de suplentes al capitán Iker Casillas, y añadió que son cosas que no deberían suceder sobre un jugador canterano con más de una década en club.

"A Adán le he dicho antes del partido (de hoy) y de Málaga que los pitos que pudiera escuchar son para mí y no para él. La afición no tiene problema con Adán y la prensa no tiene problemas con Adán. Tiene problemas conmigo por mi decisión y Antonio sufre esa presión (es silbado)", dijo en conferencia de prensa.

Sobre el mismo agregó: "en España es un problema. En ningún otro lado es un problema. Mi opinión personal es que se ha faltado el respeto, y mucho, a Adán. Lleva 16 años en el Madrid, se ha formado aquí. Es madridista, se ha formado aquí, es de la casa y por qué no tiene derecho a ser feliz. Transformaron un problema con Mourinho en una falta de respeto a Adán".

Incluso el timonel portugués reiteró que los pitidos y abucheos pueden ser para su persona pero jamás contra uno de sus jugadores, "perfecto, que me piten antes del partido y que ayuden al equipo como lo están haciendo. Perfecto. Pienso que los pitos son por quitar a Casillas y pienso que pueden ser también porque en el campeonato no estamos cerca de nuestros objetivos".

Por otro lado, destacó la labor de su equipo para vencer a Real Sociedad este domingo en el estadio Santiago Bernabéu, pues desde temprana hora se quedó con 10 elementos por la expulsión de Adán, por lo que tuvo que ingresar Iker Casillas.

"Ha hecho un gran partido. No me gusta individualizar. Todos han hecho un buen trabajo. Les he dicho a los jugadores que los diez tenían que participar. No podían defender sólo nueve. Que había que ser compacto y meterle emoción al partido y que normalmente el público cuando juegas con un jugador menos es más fácil ponerlo de tu parte y creo que los jugadores han conseguido poner de su parte a los espectadores".

El próximo miércoles Real Madrid recibirá en el Bernabéu al Celta de Vigo en busca de remontar el 1-2 y avanzar a los octavos de final de la Copa del Rey, por lo que José Mourinho sabe que será un choque complicado pero tiene la confianza en superar el obstáculo.

"Nuestras posibilidades en el campeonato son muy mínimas pero como entrenador voy hasta el final y el partido de Copa es más importante que el de la Liga porque estamos en posición distante. El Celta tiene confianza pero mi experiencia en estos dos años y medio es que a la gente le gusta la emoción de ganar y seguir", concluyó.

Notimex