24 de abril de 2013 / 02:30 a.m.

Guerrero • El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan lamentó la liberación de Rey David Cortez Florez e Ismel Matadama Slinas, policías ministeriales implicados en el asesinato de los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús.

Vidulfo Rosales Sierra, abogado del CDM, sostuvo que este hecho consolida la impunidad en el estado, ya que no queda ningún sospechoso de la muerte de los jóvenes abatidos el 12 de diciembre de 2011 en la Autopista del Sol.

"Este hecho deja en evidencia que existe un alto índice de impunidad en Guerrero, en donde cotidianamente nos encontramos ante graves violaciones a los derechos humanos".

Indicó que hay una gran incongruencia, pues mientras al movimiento magisterial se le aplica la mano dura, en el caso Ayotzinapa hay un trato muy condescendiente a favor de los policías y funcionarios implicados.

"No es posible que en casos en donde hay una represión violenta y es claro el uso excesivo de la fuerza pública, se libere a estos sujetos y se mande el mensaje de que en la entidad prevalece el autoritarismo".

Agregó: "Se prueba una vez más la inexistencia de la justicia, en este caso de Ayotzinapa, porque fue incompleta la investigación, no se recogieron los casquillos en el lugar de los hechos, no se hicieron las pruebas a las personas responsables del doble homicidio".

Sostuvo que se manda es un mensaje muy negativo para los luchadores sociales, ya que va en el sentido de que en Guerrero se puede matar y ejecutar extrajudicialmente con total impunidad, lo que representa un retroceso histórico.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN