ELIA CASTILLO Y VÍCTOR HUGO MICHEL
30 de agosto de 2013 / 12:08 p.m.

México • El Gobierno del Distrito Federal, en coordinación con la Central de Abasto, lanzará el Banco de Alimentos “más importante hasta ahora en México”, con el cual se distribuirán 200 toneladas diarias de alimentos perecederos y no perecederos a 150 mil familias capitalinas con pobreza alimentaria.

 

El director general del Fideicomiso de la Central de Abasto, Julio César Serna, señaló que este banco reforzará los apoyos que ya se encuentran en la Ciudad de México, como el de Cáritas y Solo por Ayudar.

 

En entrevista con MILENIO, Serna aseguró que este banco que formará el Fideicomiso de la Central de Abasto “será el más importante del país”.

 

Se distribuirán 200 toneladas diarias de alimentos que beneficiarán a aproximadamente 150 mil familias, lo que equivale a al menos 600 mil personas, “que recibirán una alimentación balanceada”, y adelantó que las delegaciones que principalmente se verán beneficiadas son Iztapalapa, Álvaro Obregón y Venustiano Carranza.

 

En los próximos días el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, hará el anuncio oficial.

 

Julio César Serna dijo que es un proyecto sin presupuesto del gobierno capitalino, pero aclaró que éste fungirá como coordinador, ya que tiene detectadas las zonas de pobreza alimentaria en el Distrito Federal a través del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

 

“El gobierno tiene perfectamente clasificados quiénes son los que están por debajo de la línea de pobreza alimentaria”, señaló.

 

Y enfatizó que “es un proyecto de solidaridad de los productores de la Central hacia las personas que más lo necesitan, sin partidos (políticos) ni banderas, es un programa que sí va en serio”.

 

Agregó: “Estaremos apoyando varios proyectos de la ciudad, a las personas que más lo necesitan, reforzaremos los comedores populares que ya trabajan en la ciudad y, algo muy importante, los desayunos escolares”.

Dijo que se trata de un proyecto transexenal que rebasará la administración de Mancera.

“El jefe de Gobierno piensa que sea un banco de alimentos de la ciudad, del fideicomiso de la central, para que así trascienda la administración.”

 

Respecto a la calidad de los productos que serán donados, detalló. “Es algo sui géneris, porque el producto que nosotros tengamos es el que se estará donando al Banco de Alimentos, el que no pueden alcanzar un lugar de comercialización durante el día. No quiere decir que sean cosas que se pepenan o que estén echadas a perder o que no sean aptas para consumo, son de primera calidad”, enfatizó.

 

Habrá varios tipos de despensas: alimentos verdes, frutas y verduras y abarrotes, mismas que se distribuirán de manera variada para que los consumidores tengan una alimentación balanceada, puntualizó Serna.

Reiteró que “el Banco de Alimento jamás tendrá pepena, siempre será producto apto para consumo, y debe estar en perfectas condiciones”.

 

Entre los productos que llegarán a la mesa de los capitalinos estarán los aguacates, manzanas, plátanos, jitomates, cebolla y chile.

 

En 2009, el entonces secretario de Desarrollo Social del DF Martí Batres creó un banco de alimentos que distribuía solo 4 toneladas diarias de alimentos.

 

Sin acuerdo con la GAM

La Cruzada contra el Hambre no puede arrancar en la Ciudad de México por la falta de acuerdos con la delegación Gustavo A. Madero, afirmó el delegado de Sedesol en el Distrito Federal, Sixto Hoyos Zamora.

 

A pesar de que ya hay consenso con las otras demarcaciones que forman parte del programa, Iztapalapa, Tlalpan y Álvaro Obregón, la firma del convenio y posterior arranque no se puede realizar hasta que se negocie con la delegada perredista de la GAM, Nora Arias.

Desde un principio se acordó con el secretario de Gobierno del DF, Héctor Serrano, que iniciarían los trabajos hasta que todos los convocados estén de acuerdo.

 

Mientras tanto, alrededor de 100 mil habitantes que viven en pobreza se mantienen a la espera del apoyo.

 

“La hemos buscado (a la delegada), pero no hemos tenido respuesta, nos dicen que posteriormente, que luego nos van a buscar, nos van a llamar, seguimos insistiendo, bueno estamos prácticamente en ese tiempo de espera, en cuanto a ella su agenda le permita, nosotros inmediatamente atendemos el llamado", afirmó Hoyos Zamora.

 

Y es que según el representante de la Sedesol en el DF, el "clientelismo político" es la principal razón por la que existe resistencia al programa.