29 de agosto de 2013 / 02:17 p.m.

Monterrey • Como una fiesta brava donde se enfrenta al público es como la actriz Arcelia Ramírez describió su pasión por el teatro.

“Yo creo que el teatro es el arte que le pertenece al actor y en ese sentido es el arte que nos devuelve a todos nuestra condición de persona, en donde el desafío es crear una comunión entre el público y el actor, y eso es muy excitante para nosotros, es como los toros. Es una metáfora muy común que se hace entre la fiesta brava y el teatro porque el torero está entre la vida y la muerte, y cuando se da una faena es una cosa muy emocionante”.

La actriz de 46 años que se ha distinguido a largo de su trayectoria por realizar películas y telenovelas mexicanas, presentó ayer dentro del Festival internacional de Cine de Monterrey la cinta “Potosí”, una película del director Alfredo Castruita que abarca la historia de tres personajes que se ven entrelazados por la violencia de su pueblo.

“Creemos que el artista tiene una responsabilidad social, nosotros abarcamos tres problemáticas que podemos ver a diario y que nos provocan daño. Son tres problemas que todos conocemos, pero narrados de una manera muy distinta. Desde una perspectiva diferente hablamos del narcotráfico, la violencia intrafamiliar y un linchamiento en el pueblo conocido como Potosí”, platico José Lomas, productor y guionista de la cinta.

La filmación que tuvo una inversión de entre 15 a 18 millones de pesos ya fue galardonada dentro del Festival de Cine en Guanajuato, convirtiéndose en una de las más solicitadas dentro de este tipo de eventos.

Sobre el poco interés que muestra el público mexicano hacia las películas hechas en nuestro país, la actriz conocida por su papel en la cinta “La mujer de Benjamín” aclaró que competir con una cinta estadunidense es una misión imposible.

“No es un problema de este país, es un problema del mundo entero gracias a que los norteamericanos saben hacer muy bien su negocio, un negocio que sabe de mercadotecnia, donde hacen de todo para venderte aparte de los boletos, los monitos, las palomitas y hasta en el cereal vienen incluidos. Es muy difícil evadirte de las películas estadunidenses, porque te están invadiendo, son como una avalancha de cosas, que creo es una competencia desleal, por eso no competimos con eso”, dijo la actriz.

Sin embargo, Arcelia Ramírez cree que la ópera prima de Eugenio Derbez “No se aceptan devoluciones” competirá con el éxito de la película mexicana “Nosotros los Nobles”, donde ella participa como la amiga incondicional del comediante.

“Ahí viene otra película que yo creo que va a ser un éxito, es la de Eugenio Derbez que se llama ‘No se aceptan devoluciones’. Que una película mexicana sea exitosa nos favorece a todos, porque es una manera de que la gente se conecte con el cine de nuestro país para que se puedan llegar a identificar un poco más”, señaló la actriz.

 — EVA GÁNDARA