Zyntia Vanegas 
2 de julio de 2013 / 10:52 p.m.

Monterrey.- • Desde que le diagnosticaron cáncer a María Angélica Cerda Navarro, continúa sin recibir la atención pertinente en el IMSS, lo único que le recetaron fue paracetamol, además ha tenido que ir de una clínica a otra para encontrar quien le atienda.

"Mi hermana llegó muy bien, su situación se fue agravando porque no le han dado la atención, en la clínica 6 le dieron paracetamol pero eso no le hace nada", dijo Claudia Cerda, hermana de la paciente.

La familiar denunció el mal trato recibido desde el primero de junio, día en que acudieron a la clínica 6, sin ser debidamente atendidas. El médico le dijo que sus días estaban contados y la enviaron a la clínica 25.

En este nosocomio le señalaron que primero tenía que atender el problema en sus riñones, sin embargo, ese tratamiento tenía que tomarlo en la clínica 6, donde la internaron durante 13 días.

Mientras permanecía internada, fue medicada con Ketorolaco, fármaco al que María Angélica es alérgica y que por lo tanto esto hizo que empeorara su situación.

"La han traído de la clínica 6 a la 25, a mi hermana la tuvieron internada 13 días en la clínica 6, pero no le hicieron nada, decían que no había médicos, el urólogo de la clínica 6 nos dijo que ella no tenía remedio, que tenían que atenderla en la otra (clínica) y aquí en la 25 nos dicen que primero debe ser el riñón", comentó Claudia.

Finalmente luego de muchas vueltas la paciente fue recibida de nueva cuenta en la clínica 25 de Altas Especialidades, donde quedó internada gracias a la insistencia de los familiares, por lo tanto el médico Ángel Aragón, jefe del área, señaló que se encargarían de su caso.

La familia denuncia las anomalías de la clínica 6 al darle a la paciente un diagnóstico negativo al grado de decirle que sus días están contados, mientras que en la clínica 25 le dijeron que estaba a tiempo de salvarse.

En este lugar los comentarios de los doctores fueron más positivos, ya que le mencionaron que podría superar el cáncer a pesar de los diagnósticos proporcionados en la Clínica 6.

La familia se encuentra preocupada, temen que sigan enviando a Angélica de una clínica a otra, y el tiempo siga pasando sin que le brinden la atención adecuada.