19 de noviembre de 2013 / 05:42 p.m.

En una entrevista publicada por un medio reconocido en España, el portero Iker Casillas recordó que llamó a Xavi para tratar de calmar el ambiente en la selección tras unos Barça-Madrid repletos de polémica previo al Mundial de Sudáfrica 2010.

"Llamé a Xavi porque era mi deber y mi responsabilidad como capitán de la selección, porque vi que era lo que tenía que hacer, porque nos estábamos equivocando tres pueblos. Hablamos para reconducir lo que estaba pasando porque la estábamos cagando", señala.

Y es que en los últimos años los Clásicos poco a poco sen han ido saliendo de control y hasta se había especulado rupturas en el vestuario de la Roja.

"Yo no había visto desde que era niño la imagen de un Barça-Madrid como la que estábamos dando y yo estaba allí, era protagonista de un error imperdonable, parte y responsable de lo que estaba pasando. Y como no lo concebía y era protagonista, tomé una decisión.

"Yo lo que sé es que mi conciencia está muy tranquila (...) siempre pienso en el equipo antes que en mí. Desde aquella llamada a Xavi ganamos una Copa, una Liga fantástica, una Supercopa, una Eurocopa con España...", señaló el arquero merengue.

Redacción