DANIELA MENDOZA LUNA
8 de julio de 2013 / 01:35 p.m.

Monterrey• El destino de las compras realizadas por el municipio de Monterrey no es lo único cuestionable en el caso, ya que adicionalmente se realizaron pagos por encima de los 500 mil pesos en algunas ocasiones sin que éstos estuvieran sujetos al Reglamento de Adquisiciones.

Según los artículos 18 y 19 de esta normativa, existen tres tipos de modalidades en la adjudicación: directa, por invitación mediante cotización por escrito a cuando menos tres proveedores y el concurso por invitación a cuando menos tres proveedores. Además de ello, existe la modalidad de licitación pública, para lo cual se emite una convocatoria.

En el caso de las compras realizadas a la Carnicería San Juan, éstas debieron realizarse bajo el concepto de “Invitación mediante cotización por escrito a cuando menos tres proveedores”, ya que todas exceden las 2 mil 400 cuotas de salario mínimo vigente; es decir, los 155 mil 424 pesos que se solicitan para realizar una adjudicación directa.

En el mismo caso se encuentran las realizadas a la Empacadora Los Ángeles, durante el mes de mayo, pues el monto es de 452 mil 858, e incluso las compras realizadas a la Distribuidora de Frutas y Legumbres La Hortaliza S.A de C.V, cuyos montos van desde 832 mil hasta 411 mil pesos durante los meses de enero a abril; teniendo como única salvedad el mes de mayo, donde los cheques generados no superaron los 27 mil pesos.

Es la Dirección de Adquisiciones que dirige Jorge Omar González Almaguer, quien debe estar al pendiente de que las compras realizadas por las dependencias municipales se ajusten a esta normativa.

Esta oficina depende directamente de la Secretaría de Administración, que encabeza Mauricio Serrano, quien colaboraba con Margarita Arellanes como asesor de infraestructura en la delegación de la Secretaría de Desarrollo.

Sin embargo, también existe responsabilidad del Comité de Adquisiciones, en donde deben participar los síndicos, en este caso David Rex Ochoa e Irasema Arriaga Belmont, además de un regidor de la mayoría y otro de oposición.

Representantes de la Tesorería, Contraloría, Administración y Secretaría del Ayuntamiento también deben conocer y aprobar las adquisiciones del municipio.

En el portal electrónico de la administración regiomontana no existe evidencia de que se lanzara algún tipo de concurso por invitación para la compra de la carne y los alimentos congelados, a pesar de que según el reglamento así se solicita.

Lo que es más, según la práctica común de muchos ayuntamientos, el costo de las compras fue dividido en pagos mensuales para evitar la licitación pública, ya que en el caso de Carnes Finas San Juan y Distribuidora de Frutas y Legumbres La Hortaliza SA de CV, los montos totales erogados hasta el momento serían sujetos a una licitación pública por exceder el millón 554 mil pesos que marca la normativa.