23 de enero de 2013 / 02:56 p.m.

Monterrey.- La cantante Jenni Rivera y seis de sus ocupantes, que murieron cuando el Learjet 25 se desplomó en el municipio de Iturbide, volaron a bordo de un "viejo cubo aéreo de pernos", que tras daños en el fuselaje por un primer accidente afectó la resistencia estructural del mismo, según establece la denuncia interpuesta por los despachos Kiesel + Larson LLP y Owen & Associates.

Los abogados de ambos bufetes legales, Paul R. Kiesel, Steven D. Archer y Vance J. Owen, señalan que de haber contratado un avión en buenas condiciones y en aceptable mantenimiento, las siete personas no hubieran fallecido, según una copia de la demanda por presunta negligencia y daños en poder de MILENIO Monterrey.

Amplia y mala fama

La denuncia presentada el 10 de enero ante la Corte del estado de California revela datos nuevos al acusar a Rodatz Financial Group Inc., propietaria del jet, que no figuraba originalmente entre las responsables, con vínculos con Starwood Management LCC, también denunciada, investigada por la DEA.

"El Learjet era un ‘viejo aeroplano’, que en la comunidad de la aviación se describió como un ‘cubo de pernos’. El 1 de julio de 2005, mientras que realizaba un aterrizaje en el Aeropuerto Internacional de Amarillo, Texas, el Learjet chocó con un marcador de pista.

"(El avión) sufrió daños sustanciales o estructurales que afectaron negativamente la resistencia estructural de la aeronave y que exigió una reparación importante o el reemplazo de los componentes o sistemas afectados, incluyendo los daños estructurales en el ala izquierda y fuselaje", incluye la denuncia de este bufete.

El documento explica que la empresa McOCO fue la responsable de la inspección y mantenimiento del Learjet, de Starwood y Rodatz, del 8 de junio de 1981 hasta el 1 de junio de 2012.

Historial ignorado

La susodicha nave fue registrada en Estados Unidos con la matrícula N345MC y cuenta con una larga historia de problemas de mantenimiento, así como con problemas sustanciales del ala izquierda y el daño estructural del fuselaje tras el primer accidente referido.

El 9 de diciembre pasado, el jet de la cantante con seis personas abordo despegó a las 03:15 del Aeropuerto Internacional de Monterrey con destino al aeropuerto de Toluca, y en su trayecto desapareció en las inmediaciones del rancho el Tejocote, en el municipio de Iturbide.

En el accidente murieron, aparte de Jenni, el publicista Arturo Rivera Saavedra, el maquillista Jacobo Yebale, el abogado Mario Macías Pacheco, el estilista Jorge Armando Sánchez y el piloto y copiloto de la aeronave, Alessandro Torres Álvarez y Miguel Pérez Soto, respectivamente.

Acción con dolo

En la denuncia de este bufete también se acusa por negligencia a las compañías McOCO Inc., que hasta el 1 de junio de 2012 fue la dueña del jet hasta venderlo a Rodatz y Starwood, así como contra Jenni Rivera Enterprises Inc., propiedad de la estrella, por contratar los servicios de un avión "carcacha".

"Los acusados, Starwood, Rodatz y McOCO, de modo negligente y descuidado, (dieron) un servicio de operación del Learjet que se encontraba en un peligroso estado defectuoso e inseguro para su uso. Starwood y Rodatz tenían conocimiento de que el vuelo y el funcionamiento de la Learjet pondría en peligro la seguridad y el bienestar de los pasajeros.

"Los demandados expusieron a sus clientes (que se generó) la caída del avión debido a su falta de aeronavegabilidad, permitiendo que el Learjet recorriera en condición peligrosa y no apta, por lo que Starwood y Rodatz, y cada uno de ellos, actuaron con malicia deliberada y consciente de la seguridad", señala la denuncia.

EDUARDO MENDIETA