DAVID MONROY
14 de junio de 2013 / 01:40 p.m.

Morelos• Érika Cortés Martínez, diputada local del Partido Acción Nacional (PAN), reconoció que en “los últimos días” estuvo cerca o intervino en las negociaciones para rescatar a cuatro secuestrados.

La legisladora asesoró a familias de las víctimas y, en otros casos, gestionó la intervención de las autoridades para iniciar las indagatorias y acciones de rescate.

Al emitir su voto sobre la iniciativa para modificar la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro (que reglamentará el artículo 73 de la Constitución federal), Cortés Martínez dio su voto aprobatorio porque en “los últimos días” estuvo cerca o intervino en las negociaciones de rescate de cuatro secuestros.

En las últimas semanas la legisladora ha tocado también el tema de la trata de personas, pues impulsa una ley estatal en la materia.

Fue este punto cuando dijo que en diversas ocasiones sus representados se le han acercado para solicitarle apoyo para lograr el regreso de sus familiares que han sido secuestrados.

Relató que hace tres semanas fue llamada por los parientes de un joven, cuya familia fue víctima de un secuestro “virtual” por el que tuvieron que desembolsar 150 mil pesos.

También aseguró que en los últimos días gestionó ante “diversas autoridades” la posibilidad de apoyar a familiares de otros tres secuestrados, de los cuales se reservó los datos para evitar represalias de sus captores.

Reconoció que “el trato que reciben los familiares” que tienen problemas de esta índole “es penoso”, porque “no existe coordinación efectiva entre autoridades estatales y federales” como se presume, al menos en los casos que conoció.

La iniciativa sobre secuestro que de discute en Morelos busca que sean castigados también los familiares de los plagiarios, pues muchas veces cuidan o alimentan a las víctimas.

PROTESTAN EX PILOTOS DE PGR

Unos 50 ex trabajadores de la Dirección General de Servicios Aéreos, de la Procuraduría General de la República (PGR), protestaron afuera del edificio principal de esa dependencia, donde reclamaron que fueron despedidos de forma injustificada.

Los manifestantes bloquearon el carril lateral de avenida Paseo de la Reforma y Río Neva durante cuatro horas y exigieron ser atendidos por el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam.

Al lugar llegó un grupo del Cuerpo de Granaderos para tratar de retirarlos de la zona por la afectación vial que provocaron.

Los manifestantes alegaron que en noviembre pasado fueron despedidos de manera injustificada, motivo por el cual han promovido más de 200 juicios laborales.

Mencionaron que llevan meses negociando con autoridades de la Oficialía Mayor y el área jurídica de la PGR, pero no han obtenido respuesta.

Tras sus reclamos, funcionarios de la PGR permitieron la entrada al edifico a una comisión para que explicaran sus demandas.(Rubén Mosso/México)