JOEL SAMPAYO CLIMACO
3 de septiembre de 2013 / 04:41 p.m.

Monterrey • Desde afuera del aula, los familiares de unos singulares alumnos no perdían detalle de las animadas clases que estaban a punto de iniciar.

 

El salón estaba a media luz, pero eso no era impedimento para los miembros de una orquesta especial. Algunos carecían de la vista, del oído o enfrentaban alguna otra discapacidad, aunque jamás perdieron el ritmo.

 

Bajo la dirección de la maestra Viridiana Gámez, de la Facultad de Música de la Universidad Autónoma de Nuevo León, niños y jovencitos acuden miércoles y sábados para aprender canto o la ejecución de algún instrumento.

 

El grupo de 13 alumnos está en su segundo semestre y las clases son impartidas en la Facultad de Música, en el campus Mederos, al sur de Monterrey.

 

"Es muy significativo. A cada uno de ellos le ha beneficiado en cada necesidad específica, en el lenguaje o en lo social. Ellos vienen con mucho ánimo y ganas de trabajar", explicó la joven maestra.

 

Los alumnos demuestran el gusto por tomar esas clases y quieren que otros aprovechen la oportunidad. José Manuel y Cristal son invidentes. Cristal es vocalista y encargada de las percusiones. Él interpreta el piano e invita a quien desee participar en estos cursos: "Les quiero decir a todos los chavos que vengan aquí a la facultad... Aquí es muy bonito, muy buen ambiente".

 

"Los padres han visto que la música les ha traído beneficios. Mi hijo tiene poquito vocabulario, casi no habla, pero para cantar se le entiende muy bien", dice una de las madres.

 

La mamá de Cristal elogió el trabajo de la maestra Viridiana: "Yo estoy muy agradecida con ella. Los ha sacado adelante. Motiva mucho a los niños".

 

José Manuel Parra Corpus es invidente. Ya toca el piano y su familia dice que tiene planes.

 

“Él dice que quiere ser maestro de kínder”, manifiesta seguro su padre. “Quiere irse a un ranchito y que yo le dé y que él va a sacar adelante a los niños”.

 

Quizá no puedan ver o escuchar, pero nadie les impide ser mejores... Todo es que alguien les brinde una oportunidad para triunfar.