10 de enero de 2013 / 01:27 a.m.

Cuernavaca • La madres de las jóvenes Viridiana Morales y Jessica Céron, acordaron levantar la huelga de hambre que iniciaron la mañana de este martes, en las puertas de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) a la que acusan de frenar la investigación sobre el paradero de sus hijas y desdeñar las aportaciones de las familias en las indagatorias.

Angélica Rodríguez Monroy y Celia Salinas Maya, madres de Viridiana y Jessica, respectivamente, aseguraron que junto con el gobernador de Morelos, Graco Ramírez y otros funcionarios de la administración estatal, pactaron un plazo de diez días para obtener resultados "más sólidos" en los avances que este medio día les fueron presentados a puerta cerradas en el privado del mandatario estatal, donde también tuvieron comunicación con el gobernador mexiquense, Eruviel Ávila.

Antes de reunirse con el mandatario morelense, las madres de las jóvenes pasaron la noche en el acceso principal de la PGJ donde durmieron en el dentro de una tienda de campaña, donde también instalaron fotos de Viridiana y Jessica, que este mes cumplen cinco meses de haber desaparecido en hechos diferentes. Las inconformes iniciaron su protesta con una huelga de hambre que mantuvieron por más de 24 horas.

En entrevista, la subprocuradora General de Justicia de Morelos, Nora Rebeca Romero Velázquez, confirmó que existen algunos avances en ambas investigaciones, sin embargo aún es necesario estrechar la colaboración con el Estado de México, en el caso de Viridiana, en tanto que en el caso de Jessica se están reuniendo elementos para avanzar en la búsqueda de la última persona que habría estado con Jessica: su novio.

Para la funcionaria no es posible descartar si las jóvenes de 22 y 24 años respectivamente están o no con vida, por lo que pidió a la sociedad esperar al final de las indagatorias para dar cualquier veredicto.

DAVID MONROY