20 de marzo de 2013 / 09:09 p.m.

Guerrero  • Activistas del magisterio disidente liberaron las instalaciones del Congreso local, que tenían tomadas desde la tarde del 25 de febrero cuando iniciaron un paro laboral impugnando la reforma educativa del gobierno federal.

Desde las 13:30 horas los maestros, aglutinados en la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), comenzaron a desmantelar el campamento que mantenían en el punto conocido como el trébol donde se ubica el edificio que alberga al poder legislativo de Guerrero.

De manera simultánea en la residencia oficial Casa Guerrero se reinstaló la comisión negociadora entre Gonzalo Juárez Ocampo y el gobernador Ángel Aguirre Rivero.

La entrega del edificio representó una muestra de flexibilidad por parte del movimiento que espera resolver el conflicto antes del periodo vacacional de semana santa.

ROGELIO AGUSTÍN