OSCAR RODRÍGUEZ
3 de mayo de 2013 / 01:57 a.m.

Oaxaca • La Procuraduría General de Justicia (PGJ) del estado liberó a 14 de los 34 detenidos por generar desmanes durante la marchas conmemorativas del Día del Trabajo donde se manifestaron sindicatos, catedráticos universitarios, y profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), donde se reportaron tres heridos, entre ellos dos policías y un civil, este último a consecuencia del estallido de un petardo.

En tanto organizaciones de derechos humanos advirtieron de excesos y organizaciones ligadas con la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) demandaron al gobernador Cué la liberación de todos los detenidos, exigiendo el cese de los mandos policiacos involucrados en los arrestos, realizando nuevas movilizaciones callejeras en la capital oaxaqueña.

El subprocurador de Justicia Ernesto Saure, informó que se continúa las diligencias necesarias para determinar la manera en que se dieron los disturbios y actos vandálicos, a fin de establecer en su caso, la participación de cada uno de los detenidos en los hechos.

Detalló que de acuerdo a las diligencias iniciales realizadas, de los 34 detenidos, se determinó la liberación bajo las reservas de ley, de un total de siete personas adultas, así como de los siete menores de edad que fueron detenidos en el lugar de los hechos, restando aún 20 bajo proceso de investigación.

Aclaró que los implicados obtuvieron su libertad, uno los siete menores para quedar bajo custodio de sus tutores y conforme al Artículo 93 de la Ley de Justicia para Adolescentes- que refiere que no amerita la imposición de privación de la libertad como medida sancionadora, razón por la cual la autoridad no puede privarlos de su libertad.

En cuanto a los adultos, apuntó que fueron excarcelado por no haber un señalamiento directo de su conducta durante los referidos hechos.

Los liberados responden a los nombres de Francisco Álvarez, Pedro Ruiz, Tomas Cortes, Paulino Rivera, Honorio Pérez, Julio Diego Velásquez y el civil que resultó lesionado Alberto Muñoz.

El Subprocurador Ernesto López Saure abundó que a pesar de los destrozos reportados en contra de tres bancos, y dos restaurantes, uno de ellos de comida rápida, no se hizo valer ninguna denuncia penal contra los implicados.

Indicó que la autoridad ministerial se manifiesta a la espera de las correspondientes querellas de las empresas afectadas, así como los dueños de los inmuebles, o sus representantes legales.

Precisó que la procuraduría ha solicitado los videos del perímetro con la finalidad de que se realice el reconocimiento de las personas que causaron los daños y a la par realiza el avalúo de daños, para que en caso de que los detenidos requieran su libertad, garanticen previamente el pago de la reparación del daño.

Dentro de las Averiguaciones Previas iniciadas por los referidos hechos, se encuentra la iniciada por la denuncia de lesiones y robo con violencia por parte de un elemento de la Policía Vial, quien fue agredido a la altura de la gasolinera "Fonapas" sobre Avenida Juárez por el grupo de indiciados mismos que le sustrajeron un radio de comunicación.

De acuerdo a la indagatoria el agente reconoció plenamente a sus dos agresores, quienes fueron detenidos en flagrancia y puestos a disposición por parte de la Policía Municipal, y que continúan a disposición de la autoridad ministerial.

En tanto, una organización defensora de los derechos humanos, denunció que en Oaxaca hubo excesos y abusos policiacos durante la detención de 34 personas encapuchadas que generaron desmanes durante las manifestaciones del Día del Trabajo y exigió la libertad de Susana Ramírez integrante de organismo Código DH, quien justamente documentaba los abusos.

Asimismo el diputado local del Partido del Trabajo (PT) y ex Consejero de la APPO Flavio Sosa, demando el cese del Comisario de Seguridad Pública y Vialidad Municipal Cuauhtémoc Zúñiga, quien permitió que durante las detenciones de los implicados en los hechos vandálicos, los elementos a su cargo accionaran sus armas de fuego para disuadir a los inconformes.