13 de marzo de 2013 / 12:42 a.m.

Ciudad de México • Luego de más de 20 horas de permanecer retenidos 47 militares en el poblado de Felipe Carrillo Puerto (La Ruana), en el municipio de Buenavista Tomatlán, en Michoacán, el Ejército mexicano aceptó realizar patrullajes con la policía comunitaria del lugar para detener a integrantes del crimen organizado.

La retención de los militares se dio en represalia por la captura que hizo el Ejército en los últimos seis días de 51 personas que pertenecen al grupo de autodefensa de Felipe Carrillo Puerto, de quienes dijo el Gobierno Federal fueron armados por el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

A las 16:45 horas, arribó el director de gobierno de Michoacán, Juan Carlos Becerra, para negociar con los pobladores, quienes demandan la liberación de los detenidos, de quienes dijeron son inocentes. Los militares comenzaron a salir a las 18:28.

Después de casi dos horas de negociación se acordó que los militares y la policía comunitaria realicen recorridos, los cuales serán previamente acordados con el encargado de la 43 Zona Militar.

Asimismo, el Ejército y la Policía Federal custodiarán el lugar donde los campesinos trabajan en la pizca de limón, además de que escoltarán las camionetas que trasladan el cítrico.

Ayer por la noche, los campesinos retuvieron a los militares que se transportaban en un camión y cinco camionetas.

RUBÉN MOSSO