24 de enero de 2013 / 10:53 p.m.

Baltazar De La Cruz, el encargado del quelonio, dijo a MILENIO que el humano es el principal depredador de esta tortuga, ya que tiene una fuerte demanda en el mercado negro.

 

 

Petatlán • El campamento para la protección y conservación del quelonio, “La Tortuga Feliz”, logró en el año 2012 el nacimiento de casi 150 mil tortugas golfinas en las playas de esta localidad de la Costa Grande.

Baltazar de la Cruz Solís, presidente del proyecto de la tortuga marina y que desde hace varios años se encuentra a inmediaciones de la playa de Juluchuca, donde instaló el campamento, dice que este año nacieron 148 mil 466 tortugas marinas de la especie Lepidochelis Olivácea, también conocida como “Golfina”.

En una entrevista realizada por MILENIO, Baltazar De La Cruz Solís, es encargado de este proyecto.

Y señaló que “se está tratando de que todos los nidos que se encuentren de la tortuga marina en las playas de Juluchuca, un animal que está en vías de extinción se salve de los depredadores”.

Por lo que se está tratando de mantener una estricta vigilancia de las playas y por lo cual se tienen que realizar recorridos nocturnos, para evitar que los depredadores saqueen los nidos de las tortugas.

Según el entrevistado, el saqueó de huevos de tortuga es alto y cuando hay este tipo de prácticas es menor la cantidad de huevos recolectados por lo que baja la cantidad de tortugas liberadas.

“En el 2012 logramos liberar 148,446 tortugas golfinas, y solo 178 de laúd, fueron miles los huevos que recolectamos y solo eclosionaron 148,446 que fueron las que echamos al mar, y de la tortuga laud, comúnmente llamada Garapacho, solo nacieron 178”, dijo el representante.

Aclaró que es el ser humano es el principal depredador de estas tortugas marinas, que no le hacen mal a nadie, pero muchos de los cazadores furtivos lo hacen con la finalidad de comercializar con el producto de las tortugas, los cuales tienen una fuerte demanda en el mercado negro, finalizó.

 

Javier Trujillo

{audio}656{/audio}