9 de septiembre de 2013 / 01:35 p.m.

 México • A casi un año de que la Procuraduría General de la República (PGR) encarceló en el penal de máxima seguridad de Matamoros, Tamaulipas, Manuel Arroyo Hernández, ex coordinador técnico de Control de la SEIDO, recuperó su libertad por medio de un amparo.

Arroyo Hernández se presentaba como mano derecha del teniente coronel Avigaí Vargas Tirado y amigo cercano de la ex procuradora general Marisela Morales Ibáñez.

En 2012, Cuitláhuac Salinas Martínez, entonces titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), acusó a este abogado y a seis funcionarios más (incluido uno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación) de filtrar información al cártel de Sinaloa.

Según las autoridades federales, lo anterior lo realizaban con el propósito de que Joaquín El ChapoGuzmán evadiera los operativos que se preparaban en su contra.

La información la hacían llegar supuestamente a través de otro abogado, quien entregaba detalles a Felipe Cabrera Sarabia, El Ingeniero o El señor de la sierra, quien fue detenido a fines de 2011 por el Ejército en Culiacán, tras ser identificado como el principal escolta de El Chapo.

Arroyo Hernández promovió un amparo contra el auto de formal prisión que se le dictó por su presunta responsabilidad en el delito de delincuencia organizada.

El juicio de garantías lo interpuso ante el juzgado 14 de distrito de amparo en materia penal, pero como el fallo no le favoreció en su totalidad, presentó un recurso de revisión, que tocó resolver al quinto tribunal colegiado en materia penal del DF.

El tribunal de alzada le concedió un amparo para que se dejara insubsistente el auto de formal prisión y se le dictará un nuevo fallo, debido a que existían inconsistencias en la acusación.

El juzgado 14 resolvió lo siguiente: “Se concede el amparo en razón de que la responsable (el juzgado de procesos) no estableció qué elementos integran la figura delictiva de que se trata; tampoco analizó por separado con qué medios convictivos se encuentran acreditados cada uno de los componentes del delito, ni valoró todas las pruebas relacionadas, ni precisó la eficacia demostrativa que les asiste a tales probanzas en lo individual, ni explicó las circunstancias de tiempo, lugar y ejecución de las conductas delictivas”.

De esa manera, Arroyo Hernández obtuvo su libertad el pasado viernes, tras casi un año de permanecer recluido en la prisión de máxima seguridad.

El 17 de octubre de 2012, Cui-tláhuac Salinas reveló que había pruebas para proceder contra los siete servidores públicos involucrados en la filtración.

Manuel Arroyo Hernández se hacía pasar como una persona cercana a la procuradora Marisela Morales Ibáñez.

Claves

Otra acusación

- El ex funcionario de la SEIDO también es mencionado en la causa penal que se inició contra el abogado Gerardo Ortega Maya, yerno del ex secretario de Marina Luis Carlos Ruano Angulo.

- Ortega Maya denunció que fue torturado por órdenes del teniente coronel Avigaí Vargas Tirado por haberse negado a vincular con el narcotráfico al ex subsecretario de la Defensa Tomás Ángeles Dauahare.

- Gerardo declaró que en 2012, durante el velorio de Jorge Carpizo, ex rector de la UNAM, Marisela Morales Ibáñez se le acercó para ofrecerle trabajo.

 — RUBÉN MOSSO