1 de febrero de 2013 / 01:15 p.m.

Guadalupe.- • Mientras que la estadística a nivel estatal promedia que por cada tres ejecuciones se registra una muerte por percances viales, en el caso de Guadalupe es completamente lo opuesto, pues por cada ejecución se registran dos muertos en accidentes con vehículos.

Según el registro del primer mes de este 2013, el municipio de Guadalupe es el que mayor reporte de muertes tiene a causa de incidentes viales.

Tan sólo en este primer mes, registra seis muertes por choques, así como cuatro muertes más por atropellos, sumando una decena de muertes, mientras que solamente se han registrado cinco ejecuciones en el municipio bajo el timón de César Garza.

Las cinco muertes a causa de la delincuencia organizada en Guadalupe, registrados en el primer mes, corresponden a diversos casos, entre los cuales destacan el ataque al bar La Faena y el asesinato de una persona en el interior del depósito “Eddy”.

Sin embargo, en el caso de las muertes a causa de percances viales, destacan las historias de vida que se vieron truncadas de forma abrupta.

Entre esos casos, figuran el de dos personas que viajaban en un camión de valores y, tras chocar con un trailer mal estacionado, murieron; así como la muerte de Lázara Sánchez, que dejó de existir prácticamente en los brazos de su esposo, en la avenida Morones Prieto, tras impactarse en la parte trasera de un camión.

Otro caso fue el de Pedro Alejandro Castillo, de 14 años, quien discutió con un taxista por viajar a exceso de velocidad, lo que provocó que el chofer no viera la luz roja del semáforo y se impactara contra una camioneta; así como un repartidor de comida, que falleció por ir a exceso de velocidad para entregar un pedido, en la colonia Los Lermas.

Sin embargo, la autoridad podría implementar algunas estrategias para evitar algunas defunciones, como ocurrió con María del Rosario Luévano Ontiveros, de 50 años, quien falleciera luego de que Jesús Tamez condujera una pesada unidad de una carnicería y no observó a quien laboraba como guardia de seguridad, debido a la dificultad de las arterias en el municipio, según alegó, arrollándola y quedando tendida en la carpeta asfáltica.

Otro caso que impactó a la comunidad fue la muerte de Alison Carolina González Barrera, de cuatro años de edad, que sin supervisión adulta jugó fuera de su casa, mientras un vecino conducía su camioneta y, debido a la baja estatura de la menor, no pudo verla, atropellándola y dejándola sin vida en la colonia Cañada Blanca.

Luego de Guadalupe, el municipio con mayor número de incidentes es Monterrey con tres atropellos y dos muertos en choques, seguido por Escobedo con tres muertos en choques y luego San Nicolás con un muerto en choque y otro más en atropello.

ISRAEL SANTACRUZ