LORENA LÓPEZ
30 de agosto de 2013 / 11:42 a.m.

México • El vocero del gabinete de seguridad, Eduardo Sánchez, confirmó la detención de Mario Núñez Meza, El Mayito o El M10, cercano colaborador de Joaquín El Chapo Guzmán y señalado como responsable de buena parte de la violencia en Chihuahua y Durango.

 

En conferencia de prensa, dijo que este sujeto es el probable responsable del homicidio de más de 350 personas en ambas entidades, muchos de los cuales fueron halladas en 23 fosas clandestinas de Durango.

 

También se le atribuye la muerte de tres agentes antisecuestro en Camargo, Chihuahua, además de estar vinculado con 30 averiguaciones previas.

 

Detalló que la operación que derivó en su captura fue planeada con base en información de inteligencia obtenida por instancias federales y aclaró que el gobierno estadunidense no proporcionó algún tipo de colaboración.

 

Sánchez destacó que el presunto delincuente forma parte de los 122 objetivos prioritarios del gobierno federal, de los cuales ya se ha neutralizado a 63. También dijo que la autoridad federal se reservará la identidad de los criminales más buscados para evitar alertarlos.

 

Aseguró que la estrategia de seguridad “ha afectado prácticamente a todas las bandas delincuenciales” e indicó que “continuarán trabajando en la detención de los líderes criminales para que sean llevados a la justicia”.

 

También precisó que en esta tarea no habrá “ningún otro criterio que no sea la aplicación de la justicia”, siempre basado en información de inteligencia.

 

Eduardo Sánchez dijo en conferencia de prensa que la estrategia de seguridad está dando resultados “alentadores” y “sin ser triunfalistas” puede afirmarse que “estamos caminando en la dirección que esperábamos”.

 

Afirmó que hasta el momento no tiene conocimiento de alguna solicitud de extradición de Estados Unidos para juzgar a Mario Núñez Meza, aunque recordó que en Texas existe una orden de aprehensión en su contra.

 

Al momento de su captura, a Núñez Meza se le decomisó una subametralladora 9 mm, un cargador, 15 cartuchos, una computadora portátil y cuatro teléfonos móviles.

 

Interrogado sobre las movilizaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en el DF, Eduardo Sánchez dijo que en su carácter de vocero del gabinete de seguridad no tenía información al respecto.

 

Los hallazgos

La Fiscalía General de Durango reportó que en los últimos dos años se han detectado 30 fosas clandestinas con 331 cuerpos.

 

En la capital del estado se localizaron 14 fosas clandestinas con 301 cuerpos. Los hallazgos se dieron en las colonias Constituyentes, Fuentes, Valle Verde, Jardines de Durango y Valle del Guadiana, además del poblado Cristóbal Colón, el rancho El Consuelo y el fraccionamiento Caminos del Sol.

 

Según la fiscalía, el 11 de abril de año 2011 se dio el primer hallazgo por parte de autoridades federales (Ejército y Policía Federal) en la colonia Constituyentes. A partir de esa fecha y hasta junio pasado se localizaron ocho tumbas ilegales en la capital duranguense.

 

La Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Seguridad Pública del estado informaron del hallazgo de otras cuatro fosas con 30 cuerpos en Lerdo (10 cuerpos), San Juan del Río (nueve), Santiago Papasquiaro (ocho) y Cuencamé (tres) durante 2011. En tanto, el 19 diciembre de 2011 se descubrieron restos de 50 personas en el poblado Cristóbal Colón.

 

De los 331 cadáveres encontrados en las fosas se han identificado únicamente a 37. Por estos hechos están detenidas 10 personas, de las cuales cinco fueron arrestadas en Cuencamé y cinco en Lerdo.

 

Los primeros detenidos fueron Bernabé Monje Silva, El M-14; Ricardo Domínguez Nogal, El Gordo, y Jorge Eduardo Pascual Torres, El Gordo 2.

 

A principios de febrero de 2012 el Ejército detuvo a otras cuatro personas por las inhumaciones en Lerdo: Pedro Romel Sáenz Arrieta, Rafael Torres Ibarra, Juan Carlos Martínez Espinoza y Juan Inés Salazar Orozco.

 

La fiscalía de Durango informó también que el ex diputado local Armando Rodríguez Morales, de 56 años, además de su yerno y hermano, fue identificado entre las víctimas halladas en la fosa de la colonia San Vicente, en octubre de 2011.

 

El ex legislador y sus familiares fueron plagiados en marzo de 2011 por nueve hombres, quienes irrumpieron en casa de quien fue dirigente del Partido Duranguense. Las víctimas fueron identificadas por tatuajes y algunas características descritas por los familiares al presentar la denuncia.