SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS
7 de junio de 2013 / 02:29 a.m.

Monterrey.- • El linchamiento de tres presuntos delincuentes por parte de vecinos de la colonia Independencia del municipio de Monterrey es una muestra del estado fallido en que se vive, consideró el presidente de Renace ABP, Ernesto Canales Santos.

El hecho registrado la noche del 31 de mayo en lo alto de la centenaria colonia, donde murió una persona a causa de los golpes provocados por la gente enfurecida, es una situación preocupante dentro de la institución que se encarga de defender a los acusados injustamente por el sistema de justicia.

En rueda de prensa que ofrecieron en sus instalaciones, el abogado recomendó a las autoridades analizar el problema a fondo para evitar que esta situación se replique en otras zonas consideradas como conflictivas en la localidad.

"Este caso demuestra el estado fallido en una clara expresión, aquí lo que tenemos que tomar en cuenta es por qué sucedió y qué hacer para que no vuelva a suceder", dijo.

El hecho de que el asesinato haya ocurrido en una colonia dentro del área metropolitana, donde debe existir vigilancia y atención social, enciende la alerta para las asociaciones, consideró Canales Santos.

"Estamos hablando de Monterrey, de la colonia de Monterrey, no estamos hablando de lugares apartados, es algo muy emblemático que suceda, pero hubo razones, tenemos que entenderlas y buscar cómo corregirlas, es una labor súper importante que hay que trabajar en ello", dijo.

La razón para que los vecinos hayan tomado la justicia por su propia mano indica que existe un problema serio que las autoridades deben atender con urgencia.

"Fue muy emblemático el descontento de la población sobre los sistemas de seguridad y de justicia, ahí llevado a un extremo al grado de que se decide la población hacerse justicia por su propia mano, es la primera razón por la cual el Estado como institución existe precisamente para que haya un orden en la aplicación de justicia", mencionó.

El linchamiento ocurrió cuando tres sujetos intentaron secuestrar a integrantes de una familia pero unos 120 vecinos se unieron para golpear y arrojar al vacío a los presuntos delincuentes.

Los hombres que ya habían sido detenidos por policías federales pero los habitantes de la colonia Independencia se los quitaron y comenzó el hecho trágico que dejó un muerto y dos lesionados.