1 de abril de 2013 / 09:38 p.m.

Monterrey  • Luego de las vacaciones de Semana Santa, retornó la normalidad en la sede de la dirigencia estatal del PRI, en donde su líder, Sergio Alanís Marroquín, está listo para dejar el cargo.

Integrantes de la directiva y todos los que se quedaron saben que el cambio será de un momento a otro, pero lo dicen con las reservas del caso.

El personal administrativo se mantiene igual, todos saben que su "jefe" se va, pero estas versiones se vienen manejando desde hace un par de meses, a principios de año se comenzó a ventilar el tema.

"Sabemos, sí… por supuesto que lo sabemos, ya fue todo para Sergio (Alanís Marroquín), quien debo reconocer que ha sido un buen dirigente y sobre todo, un excelente jefe", nos dice una de las secretarias muy cercanas a él.

Otro, pero quien integra la directiva, reconoce que han sido muchos los rumores y por lo menos al líder priista, lo han ubicado en cinco dependencias, en dos delegaciones federales y en tres dependencias de la administración estatal que encabeza Rodrigo Medina.

Efectivamente, a estas alturas, después del asueto los días Santos, ni el propio Sergio Alanís Marroquín, sabe a dónde ira, o si por el momento no hay nada contemplado.

El mismo dirigente priista, en privado y sin que sea declaración, contesta a los que le preguntan sobre su futuro, lo siguiente: "Cuando me designaron dirigente del PRI, me avisaron 15 minutos antes de rendir protesta", sostiene.

Ahora el plazo ya se llegó, de un momento a otro le avisaran que entregue el cargo a quien decidan poner en su lugar y el área a la que se incorporará.

Podría ser la delegación del Seguro Social, en caso de las delegaciones federales, o la Dirección de Agua y Drenaje, en la que también se la ha ubicado como sucesor de Emilio Rangel.

Consideran algunos que el motivo de la tardanza en el relevo se debe a que no hay un consenso entre los que forman parte de la cúpula del PRI, para designar a su sucesor.

Cuando ya estaba todo arreglado para que la ex titular de la Agencia Estatal del Transporte, María de Jesús Aguirre, se hiciera cargo de la presidencia del comité estatal del PRI, sorpresivamente al dejar el cargo anterior, la orientaron a la delegación de la Secretaria de Educación.

El argumento fue que por su identificación con la Senadora Cristina Díaz, la bloquearon los grupos que simpatizan con otras opciones para la candidatura a la gubernatura en Nuevo León.

Todo esto es lo que se menciona en el edificio del Revolucionario Institucional, en donde hay una expectativa de todos los que ahí laboran, cualquiera que sea el área.

VÍCTOR SALVADOR CANALES