1 de abril de 2013 / 09:48 p.m.

Oaxaca de Juárez • El gobernador Gabino Cué, afirmó que Oaxaca no podrá estar jamás por encima de la ley, por que dijo “México no puede ser uniforme” por decreto por lo que urgió que se hagan valer adecuaciones a las leyes secundarias de la reforma educativa federal.

En una conferencia de prensa celebrada en la sede del Palacio de Gobierno donde el gobernador rechazó responder a cuestionamientos, habló solo del proyecto que ley que construyó a lado de los profesores de la sección 22 y que después fue desautorizado por los propios docentes.

Indicó que en la propuesta se acordaba presentar modificaciones de acuerdo a la realidad oaxaqueña para enriquecer la Ley General de Educación Federal sin salvedad de romper el estado de derecho.

Detalló que desde el pasado 26 de febrero y tras largas mesas de trabajo previas los maestros de Oaxaca unieron voluntades con su gobierno para presentar una iniciativa de ley conjunta para reconocer y transformara la educación del país por la senda de las instituciones.

La iniciativa, dijo, fue valorada por el comité ejecutivo seccional del magisterio oaxaqueño, y abría la vía para que se configurar un nuevo marco de inclusión educativa en el país.

Entre las propuestas, enumeró que se proponía que la ley general de educación en su artículo séptimo asimilara planes y programas de estudio alternativos, e incorporar el uso de las lenguas indígenas maternas de los pueblos originarios de Oaxaca en los diferentes planes de estudio.

En el artículo octavo, agregó, se pretendía que la calidad educativa se transforme, por eso resulta imprescindible que los planes sean realizados con los maestros.

“"Queremos que se atienda la necesidad de la alimentación, con instalaciones reales, por esa razón queremos que la ley general de educación redefina también su artículo tercero en los planes y programas de estudios, para participar en las condiciones de la evaluación docente"”, confió

Además, expuso Cué, recomendamos que el artículo 11 establezca las facultades y objetivos de la ley, para garantizar que no se violen los derechos gremiales, "se trata pues de una iniciativa de ley que no plantea evadir la evaluación docente o crear algún instituto de evaluación magisterial, estamos hablando de la ley reglamentaria que el ejecutivo federal no ha presentado al Congreso federal".

Con esta iniciativa dijo “"pretendemos que se defina con claridad el concepto de calidad en los procesos de educación, para hacerlo un derecho de todos los mexicanos"”.

Señaló que no se puede vencer la injusticia y defender las conquistas históricas del magisterio, trasgrediendo la Ley, lesionado los derechos de tránsito de la ciudadanía, inhibiendo la actividad económica y el aforo turístico del estado, del que dependen cientos de miles de familias oaxaqueñas de condición modesta.

Aseguró que bajo estas premisas no se trato de valer una iniciativa de Ley que pretendiera crear privilegios ni estados de excepción para nadie.

Ni tampoco, abundó, se busca contravenir o estar por encima de la ley educativa federal, o evadir la evaluación docente, formalizando exámenes a modo; como tampoco se pretende crear un instituto estatal de evaluación magisterial –ni mucho menos– subvertir las nuevas disposiciones constitucionales.

Solo refirió se busca reconocer las particularidades y las necesidades educativas de estados como Oaxaca, que merece ser tratado de manera diferente.

Por ello abundo que diputados federales enviaran una reforma a la ley secundaria de la reforma Educativa Federal para incluir tales preceptos.

El gobernador Cué aprovechó para hacer un nuevo llamado al dialogo a los profesores de la sección 22 para que deponga actitudes y construyan en un gran alianza una propuesta de mejora a la educación de la entidad.

“"A los maestros y maestras los convoco a la reflexión, al dialogo, a la cordura a la responsabilidad, a la moderación y la prudencia, atendiendo la imperiosa necesidad de asumir una renovada vocación de servicio a la sociedad para rescatar la educación"”.

Cué les precisó a los docentes que actuar en contrasentido sería poner en riesgo la paz social y la integridad misma de la sociedad en Oaxaca.

OSCAR RODRÍGUEZ