14 de abril de 2013 / 02:47 a.m.

Alrededor del 50 por ciento de la población somos fumadores pasivos y cerca de cien mil mueren al día víctimas del tabaquismo, consideró el doctor Jorge Alberto Ávalos, especialista en alergias y asma.

El doctor comentó además que el 30 por ciento de la población mundial es fumadora y, de acuerdo a pronósticos oficiales, se estima que en un plazo de seis a ocho años se duplique los números, por lo que la situación sería aún más grave.

Dijo que por eso es importante la medicina preventiva y evitar el hábito de fumar.

“"El tabaquismo no solamente daña a quien lo realiza, sino también a las personas que conviven con ellos. Alrededor del 50 por ciento de la población somos fumadores inadvertidos, pasivos o involuntarios y esta es una situación que compromete y pone en riesgo la salud de muchos"”.

"“Alrededor de cien mil personas mueren día a día como consecuencia de las complicaciones del hábito del tabaquismo. Son cifras mundiales, pero son muy semejantes en las encuestas nacionales de adicción que realiza la Secretaría de Salud en cuanto a los números y las expectativas, se estima que probablemente en unos seis a ocho años, estos números se vayan a duplicar"”, declaró.

“El hecho de sumar conlleva el inhalar una serie de sustancias tóxicas que son muchas, entre ellos la nicotina”.

Comentó que el tabaquismo es un hábito sumamente nocivo para la salud, porque compromete la oxigenación del cuerpo, ya que las vías respiratorias están diseñadas para filtrar, calentar y humectar el aire que reciben los pulmones y aportarle a las células el oxígeno para su funcionamiento y metabolismo normal.

Mencionó que el fumar conlleva a inhalar una serie de sustancias tóxicas como son la nicotina y el alquitrán, entre otros, que son carcinógenos, y, que al producir el cáncer, destruyen el pulmón e inducen el enfisema.

También pueden dañar e inflamar en forma persistente los bronquios y generar una bronquitiscrónica.

"“La cuestión de la nicotina es que es la más adictiva de todas las drogas, más que la cocaína. El alquitrán es como si fuera una brea, una brea que no la podemos digerir, ahí se queda en los pulmones, se va almacenando y es cancerígeno.

Opciones para dejar de fumar

La utilización de métodos adecuados como la farmacoterapia o la terapia sustitutiva, que se aplican por medio de parches que se pegan al cuerpo, o por el consumo de pastillas o hasta por medio del cigarro electrónico, funcionan para dejar de fumar.

El doctor Humberto Villarreal, psicoterapeuta, comentó que también el alquitrán es dañino, por lo que sugiere evitar fumar.

“"Hay dos vertientes muy importantes para la cuestión de la terapia: está la farmacología, la farmacoterapia, está la terapia sustitutiva que viene siendo nicotina también, como parches y pastillas; no es altamente efectivo, pero lo que pasa es que no tiene los picos de nicotina que el cerebro está acostumbrado para liberar la dopamina. El cigarro electrónico es parte de la sustitución, no trae nicotina, pero es una cuestión conductual de llevarse algo a la boca y tener la cuestión de la conducta parecida a fumar"”, dijo.

Ricardo Alanís