8 de abril de 2013 / 01:17 p.m.

Al margen de la recepción de apoyos federales para salvar al campo de Nuevo León, autoridades estatales y municipales deben hacer un trabajo permanente para prevenir contingencias de este tipo en la zona.

Fernando Galindo, diputado local y representante de la zona sur del estado, señala que una de las medidas que pueden tomarse de inmediato y a largo plazo, es la cosecha del agua.

Dijo que la gente del campo que está asentada en zonas proclives a este problema, siempre está preparada para la falta de agua, pero necesita la ayuda constante de las autoridades estatal y federal que les ayuden a realizar algunos proyectos que les generen reservas.

“"Si no hacemos las obras que requiere el suelo: trincheras, zanjas, bordos, cosecha de agua, tinas ciegas, para que el agua no escurra y se coseche en el suelo, se infiltre y se creen los mantos freáticos; si no cosechamos el agua y tenemos una cultura permanente de su cuidado, vamos a seguir con problemas”", dijo.

Afirmó que en la zona sur no todos los municipios tienen problemas, y por el contrario, pueden apoyar a otros, como el caso de Aramberri y Zaragoza, donde los ríos se encuentran en plenitud y bien pudieran ser abasto para aquellos que padecen de falta de suministro.

"“Son reservas que tenemos que usar en su momento para trasladar el agua a donde se requiera, tendrían que verse costos en gasolina"”, dijo.

Explicó que se debe hacer conciencia que toda el agua que se lleva a la zona urbana proviene de escurrimientos de la rural, por tanto es imprescindible cuidar y apoyar a las comunidades agrícolas, bosques y montañas.

Galindo dijo que es necesario involucrar a los productores y campesinos con este tipo de proyectos, llevándoles la capacitación necesaria y el acompañamiento para tener el suelo recargado y bien cuidado, para que estando permeado sea siempre utilizable.

Daniela Mendoza