22 de septiembre de 2013 / 06:09 p.m.

El piloto del C-32 tenía grandes ilusiones para esta ocasión luego de conseguir el décimo sitio de largada, sin embargo, fue una competencia sumamente disputada de principio a fin en la que le fue imposible mantenerse en la zona de puntos.

 

Aunque el Gran Premio de Singapur no terminó para Esteban Gutiérrez como hubiera querido, el equipo Sauber destacó el avance mostrado, por lo que siguiendo esa progresión piensan que podrán llegar resultados positivos antes de que finalice la temporada 2013 de Fórmula Uno.

 

El piloto del C-32 tenía grandes ilusiones para esta ocasión luego de conseguir el décimo sitio de largada, sin embargo, fue una competencia sumamente disputada de principio a fin en la que le fue imposible mantenerse en la zona de puntos.

 

"Esteban perdió muchas posiciones cuando salió el auto de seguridad, después de eso sufrió degradación en los neumáticos. Pero en general tomamos muchas cosas positivas del fin de semana para carreras próximas", expresó el jefe de ingenieros, Tom McCullough.

 

La batalla fue intensa desde la arrancada en el circuito de Marina Bay de 5.065 kilómetros. Esteban intentó mantenerse lo más cerca posible de la zona de puntos, tal y como lo hizo toda la prueba, pero al final ya no tuvo neumáticos para conservar el top 10 y acabó 12.

 

"Esperábamos un mejor resultado hoy. Nuestro ritmo de carrera no fue lo suficientemente bueno, especialmente al principio cuando estaba batallando mucho con el auto. Por momentos forcé mucho, se me iba el coche de adelante y las llantas se estaban degradando", explicó "Guti".

 

El mexicano, pese a sentirse frustrado, mira hacia delante y destaca lo bien que se ha venido trabajando para mejorar el coche en lo que resta del año y no da por perdida ya esta temporada. "Hice lo mejor que pude. La estrategia tampoco fue la ideal. Sin embargo, el fin de semana fue un paso adelante y ahora tengo que seguir trabajando para mejorar".

 

La próxima cita de la máxima categoría está programada para el 6 de octubre en el trazado de Yeongam, en Corea del Sur.

Notimex