11 de septiembre de 2013 / 03:37 p.m.

Tras su triunfo en el US Open, el tenista español Rafael Nadal llegó hoy a Madrid para participar con su selección en la Copa Davis, y declaró que llega contento aunque un poco cansado.

 

El campeón del último Grand Slam de la temporada, luego de vencer al número uno de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), el serbio Novak Djokovic, arribó a la capital española en busca de otro triunfo en su carrera, la Copa Davis, que disputará con la selección de su país ante Ucrania el próximo fin de semana.

 

"Estoy muy contento por todo lo que ha ocurrido durante todo este mes, aparte esta última semana ha sido especial. Estoy muy contento y agradecido a todos por el apoyo que me han dado desde que he podido volver a competir en el circuito".

 

El actual número dos del mundo, ganador de 60 títulos como profesional, se mostró feliz de poder ayudar a la selección española, aunque dijo que se siente "cansado después de no dormir mucho y jugar todos los partidos posibles en estos meses.

 

"Evidentemente, emocionalmente también uno tiene un poco de bajón. Entrenaré hoy (miércoles) un poco para moverme, mañana un poco más y veremos si estoy o no".

 

Respecto a arrebatarle la cima del ranking de la ATP a Djokovic, Nadal dijo a los medios de comunicación que considera que lo logrará en las próximas semanas, ya que uno de sus objetivos antes de terminar el año es cerrar como número uno.

 

"Quiero seguir día a día y por la misma línea. Ser número uno está al alcance y creo que lo voy a ser en las próximas semanas, pero otra cosa es terminar el año como número uno para lo que queda mucho trabajo por hacer.

 

"Vamos a trabajar para sumar los puntos necesarios para que sea número uno a final de año, lo que sí me haría ilusión", reveló el tenista español.

 

Por otra parte, Nadal, quien suma 13 títulos Grand Slam, confirmó que rechazó el avión privado que le ofreció la Real Federación Española de Tenis (RFET) para que regresara antes a su país, al considerar que se trataba de un gasto innecesario.

 

No obstante, agradeció el gesto y aseguró que "llegar ayer u hoy no va a hacer la diferencia para que la eliminatoria caiga de un lado, y así como están las cosas (economía de España) no es para hacer gastos".

Notimex