25 de enero de 2013 / 01:29 p.m.

 En Oaxaca se ha detectado el ingreso de bandas criminales originarias de los estados de Veracruz, Guerrero, Distrito Federal y el Estado de México, que cometen delitos de alto impacto, principalmente secuestros y extorsiones, informó el procurador general de Justicia estatal, Manuel de Jesús López.

Dijo que por ello se ha instrumentado un blindaje de las fronteras territoriales con apoyo de las fuerzas federales para taponar y evitar la incursión de estos delincuentes.

Mientras tanto, en la ciudad de Oaxaca se reforzaron los esquemas de seguridad para reducir la incidencia delictiva, principalmente en la zona norte.

Manuel de Jesús López detalló que la incidencia delictiva es permanente en Oaxaca, que no es la excepción, más aun cuando colinda con dos estados que tienen graves problemas de inseguridad como Veracruz y Guerrero.

"“Estar en medio del fuego cruzado nos hace propensos a tener un incremento en el número de delitos; no obstante, seguimos considerados dentro de los estados con los indicadores de violencia más bajo. Estamos aún por el rango de la media nacional en seguridad”".

Precisó que las extorsiones son las que más agravian a la ciudadanía del estado.

Dio a conocer que al cierre del 2012 hubo un repunte de 20 por ciento en el número de llamadas de extorsión, en comparación con 2011.

"“El año pasado tuvimos, tan solo por extorsión, un total de 151 denuncias, que rebasan las 121 que tuvimos en el 2011"”.

Afirmó que la mayoría de los implicados en este tipo de delitos son miembros de la delincuencia común, aunque advirtió que se han tenido reportes de llamadas realizadas desde adentro de penales y por gente de la frontera, principalmente de Tamaulipas, que podrían tener vínculos con el crimen organizado.

Con respecto al delito de secuestro, afirmó que su incidencia va a la baja, aunque reportó que han existido algunos casos atípicos de gran notoriedad.

También refirió que hay un alto número de casos registrados que no han sido reportados ni denunciados ante las autoridades ministeriales.

En sus cifras, indicó que en 2012 se registraron 56 casos de secuestro, en los cuales se logró rescatar a la mayoría de las victimas, solo dos fueron ultimados por sus plagiarios, porque no se pagaron los rescates, los cuales suelen oscilar entre los 100 mil y los 10 millones de pesos.

Aceptó que se busca enfrentar este tipo de delitos con una unidad antisecuestro certificada por el Sistema Nacional de Seguridad, la cual cuenta con agentes estatales de investigación, peritos especializados y un equipo de ministerios públicos.

López informó que para articular este grupo se requirió de una inversión de 30 millones de pesos.

 — ÓSCAR RODRÍGUEZ