12 de junio de 2013 / 06:31 p.m.

La selección mexicana de futbol llegó esta mañana a Brasil, lugar donde se va a disputar la Copa Confederaciones a partir del 15 de junio.

José Manuel de la Torre y los seleccionados arribaron esta día luego de viajar por la madrugada tras disputar el partido por la eliminatorias mundialistas de Concacaf contra Costa Rica.

El combinado dirigido por El Chepo enfrentará el domingo 16 de junio a su similar de Italia. México llega con la presión del último empate frente a la selección Tica.

México está mostrando una imagen pálida en el hexagonal final de la Concacaf, en el que ganó un partido y empató cinco en seis presentaciones, lo que podría complicar su llegada al Mundial.

"El principal objetivo de todo el proyecto es clasificar al Mundial, dentro de esa clasificación están las demás competencias. Estamos en el camino con nuevos retos, la idea es estar en el Mundial y después con todo lo que se venga", dijo José Manuel de la Torre, director técnico de México.

Después de estar ausente de la Copa Confederaciones del 2009 que se disputó en Sudáfrica, México asistirá a Brasil para tratar de conquistar el título y repetir lo conseguido en la edición de 1999, cuando fue anfitrión.

Pero la misión se ve complicada debido a que en la fase de grupos de la Confederaciones, México tendrá que enfrentar a los anfitriones, a Italia y a Japón.

El Tri tiene todas sus esperanzas puestas en la capacidad del delantero Javier Hernández, quien milita con el Manchester United de Inglaterra, para definir dentro del área los centros enviados principalmente por Carlos Salcido, Andrés Guardado y Javier Aquino.

Y también en la estatura y fuerza de Aldo De Nigris, quien con sus certeros remates de cabeza tratará de oradar las redes de sus contrincantes.

De la Torre también tendrá a su disposición cuatro elementos importantes dentro de su esquema y que juegan en equipos españoles: Héctor Moreno (Espanyol), Giovani Dos Santos (Mallorca), Andrés Guardado (Valencia) y Javier Aquino (Villarreal).

Pero el destino de México en la Confederaciones no dependerá solamente del ataque encabezado por Hernández y De Nigris, sino del guardameta Jesús Corona, quien se vislumbra como titular gracias a sus destacadas actuaciones en la eliminatoria de la Concacaf evitando varias veces la caída de su portería.

Además, el futuro de De la Torre podría depender de lo que pase en el torneo que comienza el sábado, ya que las flojas actuaciones del equipo hacen que parezca que cada vez tiene menos margen para recuperar el nivel del "Tri".

La Copa Confederaciones de Brasil será la sexta edición en la que los mexicanos participen después de haber estado en Arabia Saudita 1995 y 1997, México 1999, Corea/Japón 2001 y Alemania 2005.

Redacción