26 de noviembre de 2013 / 04:07 p.m.

La Juventus quiere que niños ocupen los sectores en los que se ubican los ultras, y que fueron cerrados los próximos dos partidos de la Serie A como castigo por expresar cantos racistas.

El club turinés comenzó a reunir solicitudes de 6 mil 400 fans entre seis y 13 años, quienes se sentarán en los lugares situados detrás de las dos porterías del Juventus Stadium.

El líder de la Liga italiana fue sancionado con 50 mil euros (67 mil 700 dólares) de multa y el cierre durante dos partidos de la grada sur y durante uno del fondo norte.

El motivo del castigo fueron los gritos racistas dirigidos a los fans del Napoli en un partido del campeonato el 10 de noviembre, en el que los locales se impusieron 3-0.

La Federación Italiana de Futbol (FIGC) y la Lega Serie A aceptaron esta semana la propuesta de la Juve de ocupar los asientos con niños, y trasladaron el partido del domingo de la noche a la tarde para facilitar la presencia de los jóvenes.

La UNESCO, agencia especializada en educación de la ONU, y el departamento escolar de la región de Turín también apoyaron la iniciativa, que incluirá actividades educacionales antirracismo.

Cortesía La Afición