28 de junio de 2013 / 12:57 p.m.

Oaxaca• La policía encontró el cadáver del recién nacido que fue raptado hace una semana, y por la cual se activó una alerta “Amber” en Oaxaca, confirmó la Procuraduría de Justicia Estatal (PGJO).

Presuntamente tras haber sido asesinado a golpes por sus captores, fue abandonado en una colonia popular de la periferia de la capital.

Las autoridades ministeriales perfilan como responsable intelectual al progenitor de la víctima, quien se encontraba en calidad de presentado ante la fiscalía que indagaba el caso, tras incurrir en diversas contradicciones en sus declaraciones.

De acuerdo con la versión oficial, el cuerpo del recién nacido ya se encontraba desgarrado por los perros, cuando se reportó su localización cerca de un arroyo, ubicado sobre la avenida Manuel González Morín, donde fue abandonado.

El padre del menor, Salvador Julián Gómez, de 24 años de edad, originario del poblado indígena de San Miguel Peras, ya era investigado como presunto responsable, de la desaparición de su hijo.

De acuerdo con la fiscalía, en repetidas ocasiones el progenitor modificó sus declaraciones, principalmente, después de que un sujeto aparentemente desconocido, le arrebató de sus brazos al bebé a su cónyuge, lo que generó, según su dicho que corriera tras el presunto implicado por la calle, provocando que desapareciera por varias horas de la escena del plagio.

Se presume que Gómez, tenía relación con los robachicos, con quien montó un escenario para confundir a las autoridades ministeriales.

La indagatoria arrojó que no hubo persecución, porque el hecho no fue captado por el sistema de video cámaras de seguridad, además de que uno de los implicados en el rapto era originario del mismo poblado de la familia denunciante.

ÓSCAR RODRÍGUEZ