26 de mayo de 2013 / 10:11 p.m.

A falta de que inicien las hostilidades del partido de vuelta de la final del torneo Clausura 2013, entre América y Cruz Azul, el sur de la ciudad está convertida en una verdadera locura, en espera de conocer al próximo campeón del futbol mexicano.

Un poco antes de las tres de la tarde, el panorama parecía tranquilo, como un domingo cualquiera, sin embargo, conforme los minutos transcurrieron, las playeras "azulcremas" y "celestes" comenzaron a dominar el panorama, de

un día muy nublado, el cual no sólo promete grandes emociones, sino tener la presencia del dios Tláloc, que no se quiere perder este histórico encuentro.

Así mismo, el enorme dispositivo que implementó la Secretaría de Seguridad Pública, pudo ser visible a muy larga distancia del estadio Azteca, el cual tiene como objetivo evitar cualquier tipo de desmanes que pudieran presentarse.

Para empezar, se tuvo mucha precaución en cuidar la zona, en donde se encuentra ubicado el club América, sobre la avenida de Prolongación División del Norte, donde se reunieron los diferentes grupos de animación del cuadro americanista, que poco después de 3:30 de la tarde, ya sumaban más de mil personas, para de ahí partir en caravana al Colosos de Santa Úrsula.

Poco después de las cuatro de la tarde, el estacionamiento del inmueble dos veces mundialista, ya lucía a la mitad de su capacidad, siendo más de cincuenta autobuses, los que dominaban el panorama. La mayoría de ellos del interior de la República, procedentes de Veracruz, Puebla y Oaxaca, entre otros.

Para que la fiesta fuera completa, previo al comienzo de este duelo, un mariachi ofrecía sus servicios a aquellos aficionados que quisieran llevar a cabo un festejo como preámbulo de lo que podía venir en las próximas horas o en su caso, algunas canciones para derramar las lágrimas de aquellos que no levanten la copa.

Notimex