3 de junio de 2013 / 09:44 p.m.

Acapulco• Héctor Arroyo Delgado, uno de los desaparecidos, se comunicó con el dirigente de la FODEG, Bertoldo Martínez Cruz, y le informó que él y los otros ‘levantados’ lograron escapar de sus captores.

Fue durante una entrevista que Bertoldo Martínez recibió una llamada de Arroyo Delgado, por lo que el dirigente de la FODEG, puso el altavoz para que éste narrara lo que sucedió.

“Yo ya me voy a la chingada de Iguala porque me van a matar”, le dijo por teléfono Arroyo Delgado, a Bertoldo Martínez.

En seguida, el líder de la FODEG preguntó, ¿Oye dime quiénes fueron los otros dos compañeros que asesinaron?

“Este como se llama…. Ángel Román Ramírez, y otro se llama este… Rafael…., Rafael Balderas Román”.

-¿Cómo los mataron a balazos, a golpes o qué?, inquirió Bertoldo Martínez

-Al ingeniero (Arturo Hernández Cardona) lo chingaron desde el día viernes, luego el sábado mataron a golpes a (Rafael) Balderas y hoy en la mañana que nos escapamos perdió la vida Ángel Román Ramírez.

“Nosotros de puro milagro estamos vivos y yo ya me voy a la chingada de Iguala porque me van a matar…., luego nos vemos por ahí”, y terminó la llamada.

Fue una llamada que duró 4 minutos y 26 segundos, en los que se dio a conocer que tres de los ocho desaparecidos de la organización política Unidad Popular (UP) habrían sido asesinados.

Durante la llamada se escucharon llantos y gritos de dolor, luego de que se confirmó la muerte de tres los integrantes de la agrupación política de la UP, misma que encabezaba Hernández Cardona.

Como se informó en MILENIO, el pasado jueves, luego de una protesta en una caseta de peaje, integrantes de la UP ya no regresaron a sus domicilios y las autoridades solo habían encontrado una camioneta en la que se trasladaban.

Esta mañana se informó que tres cuerpos fueron hallados en Tepecoacuilco, los cuales pertenecían a tres dirigentes de la UP, en el lugar también se encontró un mensaje en una cartulina, firmado por el grupo delictivo “Los Rojos”.

JAVIER TRUJILLO