4 de agosto de 2013 / 03:08 p.m.

Con tres actuaciones, en Copa y Liga, que no han sido nada gratas para Tigres quien ha tenido la misma cantidad de descalabros en el segundo semestre del 2013, el plantel de Ricardo Ferretti buscará retomar el camino antes de que sea demasiado tarde sabiendo que en la próxima fecha tendrán el clásico regio al cual buscarán llegar con la moral restablecida.

Sin embargo el destino les ha puesto una prueba difícil y es que a pesar de que su rival en turno, Pumas, no ha ganado en esta campaña, la altura de la capital del país y el horario del mediodía es un factor que a cualquier equipo que llega a CU le pesa.

Aunado a esto Tuca tiene ausencias que llegaron de imprevisto en el torneo, Israel Jiménez sufrió ruptura de ligamentos ante Morelia y fue operado para estar fuera todo el torneo, mientras Emanuel Villa, en el mismo encuentro del pasado miércoles, presentó una lesión en el muslo que de entrada le impedirá tener participación este domingo.

Con un partido pendiente los de San Nicolás han tenido dos marcadores similares en el Apertura 2013, primero ante Pachuca y después ante Morelia en donde un dos por uno en contra en ambos encuentros han hecho que, lo que se vislumbraba como el mejor plantel e incluso el equipo más caro del país, pierda la credibilidad de esto ante su afición.

Sin embargo aunque pareciera que, tras el mal momento que pasan los auriazules, las lesiones, la altura y el horario al que estarán expuestos los elementos regios, los favoritos a ganar este duelo serían los locales, la estadística no ha sido tan en contra para los visitantes en los últimos tiempos como se pudiera pensar, de hecho, aunque el último duelo lo perdieron en CU, Tigres ha suma 3 victorias en los últimos 5 duelos ante los unamitas. 

   

“Las criticas son bienvenidas, muy buenas a la hora de razonar qué falta, y de todo esto sacar lo bueno para volver a ser el equipo del torneo pasado pero tampoco (vamos a) volvernos locos y pensar que ahora somos un desastre, no podemos ir a los extremos.

“Vamos a revertir, de esto no tengo ninguna duda, hemos tenido dos tropiezos seguidos que yo no sé si el torneo pasado lo tuvimos, nos toca ahora y qué mejor que esté pasando, es una bofetada a tiempo empezar así, (y así) se empieza a ver qué está pasando”, mencionó Tito Villa, quién a pesar de no jugar este partido ante Pumas, cree en su plantel y en la posibilidad de revertir lo malo que ha tenido en este inicio del torneo.

Tuca enfrentará así a su ex equipo, en un marco que conoce bien y por ello decidió viajar con anterioridad para establecerse en la capital del país, aclimatarse y buscar su primer triunfo y de paso retomar la confianza de cara al clásico 100 en la jornada 5.