11 de abril de 2013 / 12:11 a.m.

El arquero chileno Miguel Pinto dijo hoy que en su mente y en la de los demás integrantes de Atlas se proyectan imágenes del momento de la salvación del descenso, que puede ser este viernes al concluir el encuentro ante San Luis.

Incluso puede ser antes, si el viernes Querétaro, último en la tabla del descenso, pierde en la visita que le hará a Morelia, en juego de la fecha 14 del Torneo Clausura 2013 de la Liga MX.

"Estaba proyectado imágenes que uno quiere lograr, entonces sí me he imaginado cómo es el escenario en que nos podríamos salvar, uno de esos estaba ya el fin de semana pasado", declaró en conferencia de prensa.

Cree que "los compañeros también tienen bastante sueños, se imaginan el momento de hacerlo, se comenta en el camerín lo que puede ser este fin de semana y lo primero son los 90 minutos, pero sí, uno se ilusiona mucho".

Por eso advirtió que "nosotros no podemos jugar con el resultado de los demás, no podemos aspirar a que alguien nos ayude, entonces netamente es responsabilidad de nosotros pensar en San Luis y no pensar en ningún resultado del viernes".

Indicó que después de evitar el descenso en esta campaña el compromiso sigue, al decir que "cada vez el equipo se va a hacer más grande y obviamente para nosotros el descenso no termina en este campeonato, creo que tenemos la oportunidad de acercarnos más a la gente que va arriba de nosotros en el próximo campeonato".

Aseguró que "hay muchas cosas en juego en estos partidos que faltan, debemos continuar con el esfuerzo, la humildad y la entrega que es fundamental".

Pese a todos los nervios dijo estar "agradecido por haber llegado a un club como Atlas, el tema del descenso y liguilla es parte del futbol y los jugadores tenemos retos que nos importan y nos gusta asumir".

Añadió que "para mí, salir a jugar fuera de Chile era un gran sueño y más llegar a un club como Atlas, sabía de la problemática en que estaba y lo único que podía pensar era que salieran cosas buenas".

"Durante estos cuatro campeonatos pasado que he jugado he visto crecer mucho la institución y a mis compañeros y, en lo personal, he crecido un montón y eso lo valoro muchísimo y me da mucho gusto estar en la posición que está el club".

El torrente de emociones se incrementa ante la cercanía de la salvación y más cuando Zorros también clasificará a la liguilla por el título del futbol mexicano.

"Levantar una copa y ser campeón no tiene comparación, creo que uno se entrega por completo a la situación que tiene en cada equipo y aquí nos jugamos la salvación y para nosotros es casi la misma sensación que para mí fue en Chile levantar la Copa", declaró.

Dijo que esas emociones se deben a que "tiene un alto grado de satisfacción y orgullo lograr la salvación, no se compara con lo otro, pero sí le llega muy cerca, porque uno está entregado a dos campeonatos enteros a salvar el equipo y lograrlo".

Notimex