7 de enero de 2013 / 01:45 a.m.

Chilpancingo de los Bravo • El ex procurador general de justicia de Guerrero Alberto López Rosas entregó un expediente relacionado con el caso Ayotzinapa al gobernador Ángel Aguirre Rivero, y confirmó que junto con el ex secretario de Seguridad Pública, Ramón Almonte Borja, atacarán legalmente el juicio político promovido en su contra por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

López Rosas ingresó a la residencia oficial Casa Guerrero y salió aproximadamente a las 16 horas, en ese tiempo dialogó con el mandatario estatal y comió con él, por lo que al retirarse manifestó que volvió a sentir la solidaridad de Aguirre Rivero.

Entrevistado antes de retirarse de Chilpancingo, el ex fiscal guerrerense indicó que tuvo la oportunidad de entregar al gobernador una copia de todos los trámites judiciales y administrativos que ha realizado desde que dejó el cargo, a partir del desalojo que costó la vida de dos estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

También informó que presentó una denuncia de juicio político contra del presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), además de acciones legales que tomará en el contexto del juicio político que enfrenta en el Congreso local.

“"Creo que él debe estar informado de manera directa respecto a lo que estamos haciendo, afín de que pueda valorar las cosas"”, apuntó.

Manifestó que volvió a sentir la solidaridad del Ejecutivo local y ratificó su convicción en el sentido de que no sirvió a un gobierno represor, como se manejó en todo el país tras los hechos del 12 de diciembre de 2011.

“"La institución que representé se manejó con responsabilidad, siempre con respeto pleno a los manifestantes"”, sostuvo.

Expuso que en diciembre pasado se reunió con el ex secretario de Seguridad Pública Ramón Almonte Borja, para establecer de manera conjunta como habrán de enfrentar el juicio que se les sigue en la 60 Legislatura local.

“"Creo que correspondía una reunión, intercambiar opiniones, puntos de vista porque somos co denunciados; platicamos de la estrategia respecto al juicio porque estamos vinculados, pero los dos somos abogados y ex servidores públicos, entonces hay materia para intercambiar comentarios"”, anotó.

Señaló que Almonte ya interpuso un recurso legal en el Congreso local y que él esta en la misma dinámica.

El que acudiera a la residencia oficial el mismo día que la dirigencia estatal del PRD fue producto de la casualidad, de ninguna manera una acción deliberada por él o los dirigentes de dicho instituto político.

No descartó la posibilidad de que los colaboradores del Ejecutivo hayan empalmado las agendas, en el entendido de que López Rosas no ha dejado su militancia en el partido amarillo.

Ratificó su credibilidad en las instituciones, razón por la que se mantiene en la lucha legal y negó tener algo más que apoyo moral de parte del gobernador Aguirre Rivero.

“"Yo no necesito más que respaldo moral, eso es lo más importante para mi"”, apuntó.

Con voluntad en el gobierno federal, dijo que habrá condiciones para que se resuelva el caso Ayotzinapa, ya que el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa se resistió a ello.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN