20 de octubre de 2013 / 03:23 p.m.

El español Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) sentenció el Gran Premio de Australia de MotoGP disputado en el circuito de Phillip Island con una victoria que refrendó su superioridad en los entrenamientos y en el que su rival y líder del mundial, Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) cometió un garrafal error por el que acabó descalificado.

Márquez entró una vuelta más tarde, undécima en lugar de décima, de lo que anteriormente había acordado la Dirección de carrera, por lo que la descalificación resultó casi inmediata, mientras Lorenzo se encaminaba a su vigésima novena victoria en MotoGP y la quincuagésima de su carrera deportiva.

Los neumáticos fueron los protagonistas de un fin de semana caótico para los pilotos de MotoGP que, al no tener referencias previas del circuito de Phillip Island tras el asfaltado completo de la pista, se han encontrado con que el impresionante agarre y la mayor temperatura del suelo respecto a otras temporadas que, literalmente, abrasaba los neumáticos.

El suministrador único de neumáticos, Bridgestone, explicó que las altas temperaturas provocaban unas burbujas interiores que podían desembocar en el reventón del neumático, razón por la que no garantizaban la seguridad de los pilotos durante una carrera tan larga, programada inicialmente a 27 vueltas.

Así, el sábado, tras todos los entrenamientos, Dirección de Carrera decidió que la prueba de MotoGP se haría de 'bandera a bandera', o lo que es lo mismo, que los pilotos tendrían que entrar a cambiar de moto, obligatoriamente equipadas con neumáticos nuevos de compuesto duro, entre las vueltas 12 y 14 de las 26 a las que se vio reducida la carrera.

El segundo golpe de "teatro" llegó el domingo tras los últimos entrenamientos libres, en los que Bridgestone vio que sus neumáticos podían no aguantar ni esa distancia de carrera (de 12 a 14 vueltas), por lo que nuevamente se decidió acortar el gran premio de MotoGP de 26 a 19 vueltas, con lo que los pilotos tenían la obligación de entrar a cambiar de moto entre las vueltas nueve y diez.

La salida y el cambio de moto, que todos los pilotos practicaron varias veces en el último entrenamiento libre, iban a ser determinantes y ahí, en la salida, no falló el autor del mejor tiempo de entrenamientos, Jorge Lorenzo, que enfiló primero la curva de final de recta, aunque tanto Dani Pedrosa como Marc Márquez buscaron el sitio para intentar superarlo, sin éxito.

El ritmo de Lorenzo ya en la primera vuelta fue cuatro décimas de segundo más rápido que el de Márquez y Pedrosa.

El trío de españoles abrió un hueco de casi dos segundos respecto al cuarto clasificado, nada menos que el italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1), en dos vueltas, con nuevo récord del circuito para Jorge Lorenzo, que rodó en 1:28.315, 1,7 segundos más rápido que el anterior récord, que detentaba desde 2008 el estadounidense Nicky Hayden (Ducati Desmosedici) con 1:30.059.

Los pilotos de Repsol, Márquez y Pedrosa, aguantaron el frenético ritmo impuesto por Lorenzo, aunque Pedrosa se quedó en cierto momento descolgado del dúo de cabeza, pero lo mejor de la carrera estaba aún por llegar, pues todos los pilotos debían entrar en su taller a cambiar de moto entre la novena y la décima vuelta.

Tras el trío de cabeza acabaron otros tres pilotos ya que a Rossi se le unieron el español Álvaro Bautista (Honda RC 213 V) y el británico Cal Cructhlow (Yamaha YZR M 1).

Dani Pedrosa fue el primero en entrar en su taller en la novena vuelta y cuando era tercero, mientras que tanto Lorenzo como Márquez siguieron una vuelta más.

Tras Pedrosa llegaron a su taller Bautista, Bradley Smith, Andrea Dovizioso y Colin Edwards entre otros.

Lorenzo entró en la siguiente vuelta, en la que Márquez no lo hizo, por lo que rodó líder en solitario una vuelta más y cuando regresó a la pista lo hizo al mismo tiempo que Lorenzo, con el que se llegó a tocar, y Pedrosa.

Tras la carrera Lorenzo reconoció que la culpa en ese percance había sido suya, al estirar demasiado la trazada.

Nada había cambiado y los tres españoles volvían a estar en cabeza de carrera. Lorenzo líder, ahora con Pedrosa tras su rebufo y Márquez, tras el toque con el de Yamaha, un poco más atrás.

No tardó mucho el líder del equipo Repsol en colocarse tras Pedrosa, que fue penalizado con la pérdida de una posición en carrera por exceder la velocidad límite en la calle de talleres durante el cambio de moto, pero el golpe de efecto más destacado llegó instantes después al mostrar bandera negra y descalificar dirección de carrera a Marc Márquez por haber entrado una vuelta después de lo establecido, lo que le dejó sin sumar un solo punto en Australia.

La victoria de Lorenzo le deja a escasamente 18 puntos de su rival a falta de dos carreras para la conclusión del Mundial de MotoGP.

Pedrosa se tuvo que conformar con la segunda posición al no poder alcanzar a su rival de Yamaha, en tanto que la pelea por la tercera plaza del podio fue para el italiano Valentino Rossi, por delante de Cal Crutchlow y Álvaro Bautista.

Aleix Espargaró (ART) ocupó la undécima posición, lo que matemáticamente le adjudica el título de campeón en la categoría CRT (Claiming Rules Team), con Héctor Barberá (FTR) en la decimocuarta plaza.

EFE