15 de julio de 2013 / 01:49 p.m.

Para la actriz Lucila Mariscal, los difíciles momentos que ha vivido a lo largo de su carrera la han ayudado a cimentar los pies al piso y llevar una vida humilde, fuera de los lujos y excentricidades de la vida de los artistas.

La actriz reveló que ante su intento de suicidio, la pérdida de su hijo y la mala cirugía estética, la vida es diferente.

Lucila, quien actúa en la puesta en escena “despellejando chiles” junto a Marcela Mistral, Claudia Ábrego y Violeta de la paz abrió su corazón para hablar de los momentos más difíciles de su vida.

Acepta que la religión la ha ayudado a salir adelante al grado de arrepentirse de todos los actos negativos que impactaron de su vida.

""He tenido muchas cosas que me he arrepentido de haberlas hecho, en verdad, muchas…"", comentó la actriz que le da vida a Doña Lencha, con un nudo en la garganta y lágrimas.

""Te confieso que yo le he hablado por teléfono a personas que en cierto momento ofendí o las hice sentir mal, y les he pedido, hasta he suplicado que me perdonen, porque yo ya no tengo esa maldad, ni esa soberbia de días antes y trato cada día de ser más humilde"", prosiguió Mariscal en medio de lágrimas.

La actriz asegura no haber sido una mala persona, pero durante los momentos de gloria la fama llevó a sentirse como ella misma revela: “La nacha de Buda”, así que ahora busca día a día ser diferente y mantener esa humildad que hasta ahora ha presentado.

Lucila Mariscal, con el corazón en la mano, reveló durante la emisión titulada “15 Minutos de Fama” de Multimedios Televisión, bajo la conducción de Eloísa Guajardo, las razones que la llevaron a retirarse temporalmente de los escenarios, de los cuales ha recibido infinidad de homenajes y reconocimientos por su destacado trabajo como Doña Lencha.

""Yo me volví a retirar por lo de mi hijo, pero mira, a mi hijo yo lo lloro mucho. Es normal que una madre le llore mucho a su hijo, y más porque es fecha que no sé si fue algo de la delincuencia"", comentó la actriz.

""Lo único que sé es que un día se lo llevaron y ya nunca más volví a saber de él. Nunca nos hablaron para pedirnos dinero y ni para decirnos nada. Solamente amenazaron a mi nuera porque le dijeron que tenía que juntar todo lo que tuviera de valor porque a las 12 del día del día siguiente tenía que recibir una llamada para decirle dónde iban a entregarlo"", continuó Lucila Marisca.

Dijo la actriz que vivir con eso ha sido tan difícil, pero entiende que tiene que seguir adelante.

Como pocas veces la creadora de frases celebres como “Papucho” o “Moñoñongo” ofreció una entrevista que a más de uno contagió con sus lágrimas.

Ahí Lucila habló de los difíciles momentos que pasó, y de las revelaciones que impactaron amuchos fue cuando recordó el extraño momento que vivió justo cuando intentó quitarse la vida.

""Ahí si yo puedo decir abiertamente, yo escuché una voz que me dijo: ‘Lucila, igual tienes la puerta’, y la puerta tenía una luz que me cegó, y vi una figura alta y era una persona chaparrita morenita que me asistía, me llamó y en verdad estoy muy arrepentida de verdad"", reconoció la actriz.

Agregó que fue uno de los momentos más especiales de su vida porque estuvo a punto de pasar al otro mundo, pero afortunadamente alguien la llamó y la hizo regresar para seguir con su vida y por supuesto con su carrera artística.

Su regreso

Actualmente Lucila Mariscal se encuentra de regreso a los escenarios regiomontanos con la puesta en escena “Despellejando chiles”, la cual ha sido un gran éxito dentro de la cartelera de los Teatros Versalles.

A Lucila Mariscal la acompañan talentos regios como Marcela Mistral, Claudia Ábrego y Violeta de la Paz.

La puesta en escena narra la vida de las hermanas Eugenia(Narcela Mistral), Lorena(Violeta de la Paz) y Marcia(Claudia Ábrego) Garza García y de su nana “Colo”(Lucila Mariscal).

15 MINUTOS DE FAMA CON LUCILA MARISCAL AQUÍ

— ELOÍSA GUAJARDO Y ALBERTO SANTOS