27 de marzo de 2013 / 11:04 p.m.

Jesús Zacarías Villarreal, secretario de Salud estatal, coincidió con la Federación Mexicana de Jugadores en Riesgo en el sentido de que cerrar casinos no combate este padecimiento, pero advirtió que aumenta la oferta de juego.

Monterrey.- • Aunque la Secretaría de Salud reconoció que una persona no adquiere ludopatía por el simple hecho de acudir a un casino, advirtió que la proliferación de estos negocios incrementa el riesgo de esta enfermedad.

Jesús Zacarías Villarreal, titular de la dependencia, avaló el punto de vista de la Federación Mexicana de Jugadores en Riesgo, pero acotó que siempre existirá la posibilidad de que la problemática aumente con el tamaño de la oferta que hay en la ciudad.

“Efectivamente, el casino no es un determinante absoluto, coincido totalmente con eso, porque hay muchas otras formas de jugar: está el Internet, los teléfonos celulares, los videojuegos, de tal manera que los casinos vinieron a aumentar la oferta de juego y con lo que nos incrementa el riesgo.

“El que no hubiera casinos sí disminuiría el riesgo; obviamente, al disminuir la oferta, disminuye el riesgo, pero estoy de acuerdo en que no es el único lugar donde se puede jugar”, refirió.

Desde hace dos años, se creó un comité específico contra las adicciones naturales, donde el tema principal es la ludopatía, que hasta hace algunos años ni siquiera figuraba en el catálogo de los padecimientos que la autoridad monitoreaba.

A la fecha, la Secretaría de Salud ha brindado tratamiento a casi 800 personas de Monterrey, que manifiestan ya un problema serio de ludopatía.

“Se han atendido 770 personas con el diagnostico de ludopatía; de enero a diciembre de 2012, se atendieron a 192 personas canalizadas a diferentes instituciones, tenemos ciertas clínicas especializadas en este manejo”, dijo Villarreal Pérez.

No obstante, la cifra de enfermos por ludopatía podría ser mucho mayor, ya que la autoridad no cuenta con un censo oficial de la prevalencia de este padecimiento.

“Son cifras pequeñas en comparación con la dimensión del problema”, reconoció el funcionario.

Instituciones como los Centros Nueva Vida, Centros de Integración Juvenil y el Hospital Universitario se han sumado a la atención de estos pacientes, cuyo tratamiento demora hasta un año y medio antes de que se puedan declarar sanos.

El secretario de Salud indicó que el problema se aborda igual que otras adicciones, como el alcoholismo o tabaquismo.

“Son los mismos trastornos de personalidad, los mismos antecedentes sicológicos de la persona, el abordaje es el mismo. Muchos de ellos se manejan simplemente con sicoterapia, con el manejo conductual; hay varias técnicas sicológicas para atenderlos, algunos requieren de medicamento, cuando hay mucha ansiedad.

“Son 18 meses de tratamiento para rehabilitar, son personas con adicciones, en este caso no tendría por qué ser diferente, son de 12 a 18 meses de tratamiento”, detalló.

Villarreal Pérez aseguró que los casinos se han sumado a esta cruzada difundiendo los síntomas de la ludopatía y alertando sobre los efectos nocivos que genera el jugar sin control.

LUIS GARCÍA