11 de noviembre de 2013 / 03:04 a.m.

A Macías, como él bien relata, le tocó un toro bravo, exigente pero que trasmitía y con ello le bastó para ofrecer una de sus mejores faenas. El segundo turno se llevó un aviso y palmas, pero en el quinto reventó al toro para llevarse la ovación del respetable.

"Me siento muy contento porque esta plaza para mí es una plaza talismán, no recuerdo la corrida que yo haya salido caminando de esta plaza", recordó.

"He toreado un montón de veces. He indultado cerca de cuatro toros en esta plaza, la última vez que estuve aquí indulté un toro, un año anterior otro, ahora esta salida a hombros, he cortado rabos, es un cariño muy especial que le tengo a la gente y la gente de mí y siempre venir a esta plaza disfruto mucho del toreo", agregó.

Con gran emoción en su rostro, el matador Macías recreó la escena en que mató al toro.

"La estocada, ¡ahh lo reventé! Me le tiré con el corazón, sabía que le tenía las orejas cortadas, me tocó un toro bravo, exigente, un toro que trasmitía y lo reventé con ésa estocada", expresó.

Por su parte, en el primer turno, el torero Juan Antonio Adame recibió un aviso y palmas, mientras que en el cuarto puso un par de banderines y se llevó una oreja. Mismo resultado para Juan Pablo Sánchez, quien en su tercero se llevó un aviso y en el sexto una oreja.

Los seis toros de Begoña tuvieron buena presencia en la Monumental Monterrey.

Antes de que arrancara la corrida, se guardó un minuto de silencio ya que el viernes el 8 de noviembre a los 87 años murió Jesús Garza Ayala, quien fuera por mucho tiempo juez de plaza en la Monumental Monterrey.

JAIME GARZA