20 de enero de 2013 / 11:58 p.m.

Monterrey.- • La búsqueda de Maurilia Llanas Cruz terminó tras 21 meses de angustia, halló a su hija Silvia Janeth, en una fosa común...

La mujer fue presuntamente secuestrada por un grupo armado en Allende, y su cuerpo apareció en Guadalupe.

El miedo y las malas recomendaciones de los conocidos la alejaron de presentar una denuncia, por temor a que algo les pasara al resto de sus seres queridos, la búsqueda fue por su cuenta.

Pero no fue sino hasta que, presionada por sus hijos, se decidió a presentar una denuncia el 12 de diciembre de 2012, y fue en la Procuraduría de Justicia del Estado donde le tomaron las muestras de ADN que servirían después para identificar el cuerpo.

Hace cinco días le notificaron que su hija estaba muerta, pero que la habían enterrado en la fosa común junto a otros cadáveres que no habían sido identificados.

De acuerdo a lo dicho por la autoridad, el cadáver de su hija fue encontrado en el 2011 junto con otros tres hombres muertos, en una fosa clandestina en el municipio de Guadalupe.

Doña Maurilia aún no comprende porque hicieron eso con su hija, cuenta que tenía como dos años trabajando en un restaurante, ubicado en un costado del río Ramos en el municipio de Allende, pero nunca supieron decirle si ese día llegó a trabajar o en el camino se la llevaron.

Pero ahora doña Maurilia aparte de enfrentar la difícil situación económica y el hacerse cargo de los hijos de Silvia, una jovencita de 17 años, un niño de 11 y un pequeño de 8, enfrente otro problema: recuperar el cuerpo de su hija.

Según la señora, si quiere trasladar los restos de la madre de familia a un panteón de Montemorelos, necesitaría la cantidad de 30 mil pesos para la exhumación y el traslado, de acuerdo a lo que le dijeron en el DIF de Cerralvo.

Acompañada de su esposo César Cardona y de la hija mayor de Silvia, piden el apoyo tanto económico como legal para poder hacer la gestiones correspondientes y cumplir el deseo de sus nietos: llevar el cuerpo de su mamá a un panteón cercano, a donde puedan llevarle flores a la mujer que día a día salía a trabajar para conseguir el sustento diario de su familia.

REDACCIÓN